Un Blues

Un Blues
Del material conque están hechos los sueños

31 ago. 2010

La Mujer en el Arte



VENUS DE URBINO






Además de escenas de la Virgen, en la pintura del S-XVI se retratan otro tipo de mujeres como: “La Gioconda” con su enigmática expresión.
La mujer de esta obra se ha identificado desde muchos puntos de vista, desde el ideal de belleza de Da Vinci ( su autor), la amante de Guiliano de Médici o incluso el propio Leonardo.
Otra obra a destacar por el desnudo femenino sería la “Venus de Urbino” de Tiziano.

A partir del primer tercio del S-XVI, se da el Manierismo donde destacan las figuras sinuosas, serpentinianas y estilizadas, como “El rapto de las Sabinas” (1581-1583) , escultura creada por Giambologna, donde con un tema mitológico talla el cuerpo femenino en la imagen de las sabinas.

Pétalos al vuelo


Me lo han dicho y he corrido a tu lado.
No quiero verte así varado, perdido, olvidado, envejecido.
Arreglare tu parte muerta, tu parte vida, de estribor a babor, de una aleta a la otra, tus cuadernas, tu quilla...
Déjame que con mis manos cure tus heridas. Y cuando te recuperes y vuelvas a ser fuerte esperaremos juntos a que suba la marea, esperaremos que el mar nos cubra y saldremos al anochecer, entre luna y estrellas.
Me convertiré en vela blanca que te ayude a volar sobre la espuma del mar, entre vientos y tempestades.
Lucharemos contra ellos hasta quedar exhaustos, hasta quedar rendidos.
Y en las noches de calma, ahí será cuando tú me ayudes a mi, cuando recostada en tu cubierta entre tus brazos, recompongas mi alma herida, mi felicidad perdida, mi angustiosa soledad hasta quedar exhaustos, rendidos.
No quieras verme varada, perdida, olvidada, envejecida...

thalia y pedro capo estoy enamorada wmv.mpg

Una Frase


" Un loco enamorado sería capaz de hacer fuegos artificiales con el sol, la luna y las estrellas, para recuperar a su amada." Johann Wolfgang Goethe

las "trabajadoras del sexo"


La derecha más liberal y la izquierda más progresista están de acuerdo en una misma reforma.
Hay que legalizar la prostitución.
Para el liberal (hay muchas voces liberales, pero, por su estatura intelectual, recomiendo a Sala-i-Martín en La Vanguardia, 17-9-09), el Estado no puede prohibir el intercambio voluntario de servicios entre adultos a cambio de dinero. Para la progresista (ídem, Imma Mayol, EL PAÍS, 25-9-09), el Estado debe garantizar a las "trabajadoras del sexo" la salvaguarda de sus derechos.
Para ambos, la regularización, al hacer aflorar una economía sumergida, reduciría tanto el tráfico ilegal de personas como los abusos y las condiciones de explotación en las que viven muchas prostitutas.
Y, de paso, podríamos recaudar impuestos, que nos viene muy bien en tiempos de crisis. ¿Algo que objetar a esta conjunción de las mejores virtudes del mercado libre y del Estado regulador-protector?


Allí donde hay un mayor reconocimiento legal hay mayor tráfico de esclavas sexuales

Con la regularización, los traficantes encuentran la fachada perfecta para sus actividades delictivas
Me temo que sí. La dificultad de obtener datos sobre un negocio tan oscuro como la prostitución es la perfecta justificación para que tanto el liberal como la progresista den rienda suelta a sus teorías sin tener que ofrecer evidencia empírica.
Para el liberal, la bondad del mercado libre hará que mafiosos esclavistas se conviertan de un día a otro en respetables empresarios del sexo y puedan "contratar a las trabajadoras en origen y pagarles el viaje de ida y vuelta, eliminando así el negocio del traficante" (Sala-i-Martín).
Para la progresista, la bondad del Estado actuará "promoviendo la existencia de espacios autogestionados, sin amos, que despojen al proxeneta de su funcionalidad" (Imma Mayol).

Pero los datos disponibles señalan que tanto la legalización de la prostitución (propuesta por liberales y progres) como la situación actual de relativa alegalidad (y defendida de facto por PSOE y PP) producen resultados peores que una tercera alternativa con pocos padrinos en nuestro país: la criminalización del cliente.
Y es que tenemos evidencia cada vez más sólida de que actuar sobre la demanda de la prostitución (es decir, castigando al cliente) en lugar de sobre la oferta (es decir, regulando la prostitución, como proponen liberales y progresistas) tiene efectos positivos.

Liberales y progresistas asumen que existe una demanda varonil elevada y relativamente fija de servicios sexuales.
Dicha demanda sería el resultado de diferencias entre hombres y mujeres, ya sean de índole biológica (para los liberales) o cultural (para los progresistas). Por ello, prohibir la demanda solo conduciría a un desplazamiento de la prostitución de la calle o del burdel a lugares más siniestros.
Pero la experiencia de otros países desafía estas asunciones simplistas sobre la naturaleza varonil, pues la demanda -oh, sorpresa- cae en picado cuando se penaliza la compra de sexo.
Por ejemplo, pocos años después de la puesta en marcha, en 1999, de una política de penalización al cliente en Suecia, se calcula que el número de prostitutas se había reducido entre un 30% y un 50%, y el de clientes entre un 75% y un 80%.

La caída de la demanda en países prohibicionistas como Suecia ahoga a la oferta, especialmente la que proviene del negocio más sucio que prolifera en el mundo globalizado actual: el tráfico de mujeres (y niñas) con fines sexuales -que representa, de acuerdo con Naciones Unidas, un 87% de los cuatro millones de seres humanos que son explotados como esclavos anualmente.
Así, mientras los traficantes de esclavas sexuales logran introducir anualmente entre 400 y 600 víctimas en Suecia para saciar los apetitos sexuales de aquellos ciudadanos que son capaces de arriesgarse a una pena por comprar sexo, en las vecinas Finlandia o Dinamarca, con la mitad de la población, pero con leyes más permisivas hacia la prostitución, las mafias podrían estar infiltrando hasta 15.000 víctimas al año. Empujados por la elocuencia de estos datos, los políticos nórdicos, sobre todo finlandeses y noruegos, están optando por la "vía sueca", empezando a criminalizar la compra de sexo.

La penalización de los clientes en Noruega ha sido aprovechada además por los economistas Jakobsson y Kotsadam para estudiar lo más científicamente posible los efectos de una política pública.
Es decir, mirando qué pasa antes y después de la reforma y, al mismo tiempo, comparando con otros países en los que no ha habido ningún cambio legislativo durante ese periodo.
Los resultados son inequívocos: la demanda de prostitución en Noruega ha caído de forma significativa desde la criminalización del cliente.
En un análisis de 30 países, estos mismos autores señalan que allí donde hay un mayor reconocimiento legal de la prostitución también existe un mayor tráfico de esclavas sexuales. O sea, exactamente lo contrario de lo que predicen el liberal y la progresista.

Las razones son obvias. Donde la compra de sexo es ilegal, los costes en los que incurren las mafias esclavistas de mujeres para garantizar a los clientes que no serán descubiertos y penalizados se vuelven demasiado altos.
En conversaciones interceptadas por la policía, los propios traficantes, que no dejan de ser hombres de negocios, admiten que no vale la pena trabajar en los países prohibicionistas. Es más sencillo operar en lugares como Holanda, Alemania o España, donde, ya sea de forma legal o alegal, todo el que quiere comprar sexo lo puede hacer en un instante, de forma sencilla y sin riesgo a ser castigado.

Los estudios también apuntan a que cuando la prostitución se regula como una actividad económica más, los abusos sobre las libertades individuales de las prostitutas no decrecen, como pretenden hacernos creer liberales y progresistas, sino que aumentan.
Con la regularización de la prostitución, los traficantes de seres humanos, experimentados en tergiversar la voluntad de jóvenes y de niñas, encuentran una fachada legal perfecta con la que cubrir sus actividades delictivas. Por una parte, no les cuesta "convencer" a muchas víctimas potenciales, mediante las manipulaciones físicas y psicológicas más perversas, para que se registren como trabajadoras del sexo.
Por otra parte, ¿alguien espera que el crimen organizado empiece a pagar impuestos y declare sus actividades más lucrativas, como la prostitución de menores o los depravados tratamientos hormonales a los que son sometidos muchas prostitutas? Encontramos ejemplos de legalizaciones de la prostitución con resultados perversos en todo el mundo, desde Alemania a Australia, pasando por Nevada en Estados Unidos. Una consecuencia frecuente de regularizar la compra de sexo es que, mientras el número de burdeles legales crece, los negocios ilegales -por ejemplo, con prostitutas menores de edad- se multiplican.

El liberal suele comparar a las "operarias del amor" que ejercen su profesión libremente con otros trabajos regularizados que no se hacen por el amor al arte sino por dinero, como lavar urinarios. El problema es que el intercambio sexual se da, por su propia naturaleza, en un contexto de intimidad y clandestinidad, en el que algunos elementos del "contrato" quedan a la discreción de una de las partes, con consecuencias potencialmente devastadoras para la otra.
Volvamos a los datos. Un estudio en nueve países encontró que del 60% al 75% de las mujeres que ejercen la prostitución han sido violadas, del 70% al 95% físicamente agredidas y un 68% presentan síndromes de estrés postraumático similares a los de los veteranos de guerra bajo tratamiento psiquiátrico. Si alguien nos mostrara que alguna profesión reconocida produce secuelas físicas, mentales y emocionales solo remotamente similares, solicitaríamos la inmediata ilegalización de la misma.

Por todo ello, hay motivos para pensar que legalizar la actividad de las "trabajadoras del sexo" (el proletario término preferido por la progresista) o el "outsourcing sexual" (el anglicismo usado por el liberal) contribuiría a que se violaran más derechos básicos de un mayor número de mujeres.
Siguiendo criterios serios para evaluar políticas públicas, la única medida que parece efectiva para combatir el tráfico y la esclavitud con fines sexuales es criminalizar la compra de sexo. Ya es hora de que esta medida se estudie seriamente en España.

Víctor Lapuente Giné es profesor de Ciencias Políticas de la Universidad de Gotemburgo, Suecia.
Mientras haya Demanda habrá Oferta y cuanto más demanda esa oferta estará controloda por las Mafias del Sexo porque la demanda es masculina y la oferta femenina Jamás apoyaré eso de legalizar la Prostitución, lo que faltaba como los hombres necesitan caprichos sexuales hay mujeres que se venden para que esos señores disfruten,
Mientras haya dinero en la transación de hombre compra mujer es de un despróposito alarmante, luego están los que pagan a prostitutas de lujo como 50.000 Euros por alquilar sus servicios, pero bueno, encima hay trabajadoras del sexo cutre y rápido y las de lujo, un clasismo que es una desfachatez.
Y si eso no es violencia de género masculino porque el que paga manda que venga Dios y lo vea,
Están las que lo justifican por si sus hijos no tienen que comer , hombre entonces vas te buscas a uno que te pague 20 euros y compras comida, pues no, por ese dinero una hora semanal friega escaleras y suma si tienes 4 escaleras diarias o casas que limpiar enfermos que atender, etc,
Y si te pagan 20.000 Euros piensa en lo que te van a pedir, el que paga manda.
No me convence y no lo hará nunca, no justifico este juego sexual donde hay tráfico de mujeres llevado por hombres.
Dignidad y Pudor para la Mujer, no todo vale. Igual que No vale todo para tener audiencia tampoco para Prostituirse porque si es ilegal hasta ahora ¿A quién pagan 20.00 Euros o 30 E o 23 E?? como se declara eso a Hacienda? trabajadoras del sexo autónomas?
Y los que traen a las Mujeres así como en ese mundo de mises que ganan un pastizal y están en manos de Madames que en su tiempo fueron cocineras antes que monjas.
Eso repito es violencia de género. Y el que no lo vea así es porque sencillamente no le da la gana.

Ernesto Delgado Baudet. Descansa en Paz.

« Sobre el nacionalismo |Inicio

31 Agosto 10
En la muerte de un escritor

Nota inicial aparte: Si no comento lo sucedido con los activistas canarios en El Aaiún es porque la noticia se comenta sola. El juego de siempre de Marruecos, entreguismo del Gobierno de Madrid, silencio incapaz del Gobierno de Canarias. Resumiendo: un atropello a los Derechos Humanos y a la Libertad de Expresión. Deplorable.

***

En medio del agobio canicular de final de agosto me llega como una pedrada la noticia de la muerte del escritor Ernesto Delgado Baudet.
Ernesto era lo que se suele decir en tono machadiano "un hombre bueno", riguroso en sus creaciones y sus valoraciones y un oráculo a la fuerza, porque siempre sabíamos que Ernesto iba a poner por delante los valores literarios.
Esta seriedad como crítico fue para mí un apoyo fundamental cuando trabajamos juntos en un rescate literario que se frustró (o nos frustraron).
Era también un autor lúcido, que por su enorme respeto a la literatura sólo publicaba aquello que pasaba su filtro, que era muy estrecho.
Ha pasado por nuestra literatura tratando de no hacer ruido, y ha dejado huella literaria, aparte del llanto desconsolado que no se explica que se haya ido "tan temprano", como diría Miguel Hernández.

En el libro colectivo Madrid en los poetas canarios, publicó este hermoso poema, que define su gran sensibilidad con la literatura y con la gente:


"SÍ, YO VÍ LA MENTIRA DE LA OPULENCIA...

Yo vi la tristeza cabalgar por los túneles.

Hombres de patris dispersa y cabeza gacha,
con almas como juguetes de niño, como relojes rotos
vueltos hacia la luz en el silencio infinito.

Los vi en Argüelles, Atocha, Metropolitano, Mar de Cristal,
encorvados por el látigo, porfiando el pan en los mercados.
Les habían robado la risa con la promesa de un sueño y
silenciosos, aplomados y hundidos se miraban ahítos.

Sí, yo vi la mentira de la opulencia..."


Quienes hacen una labor seria quedan, Ernesto Delgado Baudet quedará.


Descansa en

El blog más desgarrador


La hija, menor de edad, del matrimonio madrileño brutalmente asesinado en abril en Arcila (Marruecos) narra lo que ha supuesto para ella la pérdida de sus padres .
Es probablemente el blog más desgarrador de cuantos se escriben en Internet .
La autora de "Una vida perra" es Candela Molina, madrileña, de 17 años, que se presenta a sí misma como la "hija de Emilio y Pilar asesinados en Marruecos el 16 de abril de 2010 ". Y el blog lo escribe para decirles cuanto los echa de menos, expresar su inmenso dolor y contar también su lucha por salir adelante.

Un delincuente roba y mata a dos madrileños en su casa de Marruecos
Un crimen con muchas sombras

"Ellos viven en mis sueños, pero despierto con el desengaño de que en realidad no están aquí aunque pienso que si es la única manera de verlos seguiré soñando", escribe Candela.
"En mis sueños ellos me hablan, ríen, lloran y están vivos, y yo sólo puedo conformarme con que vivan en mis sueños porque en realidad no están vivos". "Además de soñar también me los imagino cuando estoy despierta y no sé si esto es un brote de locura, pero sí lo es prefiero enloquecer a no volver a verles".

Emilio Molina, de 50 años, y Pilar Gutiérrez, de 49, fueron brutalmente asesinados -él fue degollado y ella acuchillada- en la madrugada del 16 de abril por Tareq Hauari, de 26 años, en su casa del casco antiguo de Arcila, a unos 40 kilómetros de Tánger. Candela, que había pasado unos días en esa vivienda con un par de amigas, se encontraba ya de vuelta en Madrid.

El asesino, que tenía antecedentes penales y que años atrás había sido expulsado de España por estar en situación irregular, les robó dinero, sus pasaportes y las llaves de su coche con el que huyó. En el mismo Arcila chocó con un camión y fue detenido por la policía a la que opuso resistencia.

Juzgado por el tribunal penal de Tánger, Hauari confesó el crimen y fue condenado a muerte el 14 de julio por asesinato en primer grado con premeditación, robo agravado y agresión a agentes de la autoridad. No será ejecutado porque en Marruecos ningún condenado a muerte lo ha sido desde 1993. También deberá indemnizar a la familia de las víctimas con un millón de dírhams (90.000 euros), una cantidad que no posee.

Pese a la rapidez con la que se ha celebrado el juicio, el abogado de los familiares de las víctimas, Karim Chaudi, ha recurrido la sentencia. "Consideramos que no se ha investigado lo suficiente", declara Cecilia Molina, hermana del difunto. "Es posible que el asesino contara con complicidades o inductores que deben aflorar", añade.

Iniciado a finales de la primavera, el blog de Candela tiene aún pocas entradas, algunas de ellas se españoles residentes en Marruecos, como el arzobispo de Tánger, monseñor Santiago Agrelo, que tratan de darle algún consuelo.

Debate en la red

Debate en la red

Las primeras noticias aparecidas en la web sobre la exposición académica de Linares dio pie a un encendido debate en la Red esta mañana, polémica incluida. Tan es así, que el ejecutivo se ha visto en la obligación de puntualizar sus afirmaciones. "Telefónica va a seguir utilizando las tarifa plana, lo único que nos preocupa es el uso ilimitado que hacen algunos clientes de ellas", ha querido dejar claro a un grupo de periodistas.

El segundo ejecutivo de Telefónica ha insistido en que la empresa ya tiene en su catálogo en otros países tarifas adecuadas al perfil del consumidor. De hecho, en el Reino Unido, O2, la filial de la compañía española, acaba de eliminar una tarifa plana ilimitada, incluyendo en el contrato el número de megabytes máximo que el usuario puede descargar al mes. La situación es muy distinta en España, donde sólo existen tarifas planas en puridad en la banda ancha fija, puesto que en el móvil se reduce la velocidad a partir de un cierto volumen de descargas al mes.

Respecto al otro gran debate, Linares cree que ya es un logro que se haya abierto el debate sobre estos temas. Por ejemplo, sobre la neutralidad en la Red, Telefónica considera que existe una asimetría creciente e insostenible entre los proveedores de acceso a Internet (ISP) como Telefónica que mantienen las redes tanto fijas como móviles de banda ancha y los agentes de Internet que se aprovechan de esa inversión para vender servicios o cobrar por publicidad sin casi gasto.

Linares ha acusado a estos agentes de generar 15 veces más tráfico que los ISP que lo gestionan, en un escenario en el que el tráfico de datos se ha multiplicado por cinco en cinco años.
Pero mientras Google monetiza sus servicios, las telefónicas no rentabilizan su inversión. Telefónica, ha aclarado Linares, no negocia por ahora ningún acuerdo con ningún proveedor de Internet similar al suscrito entre Verizon y Google para una regulación de la neutralidad en la red.

Por eso, entre otras reivindicaciones, los operadores como Telefónica piden una regulación para los agentes de Internet, "por lo que no tiene sentido es que nosotros estemos sujetos a regulaciones estrictas siendo operadores regionales con una cuota de mercado máximo del 30% y ellos, siendo globales, no", ha asegurado Linares.

Nueva explosión de la telefonía móvil

En otro orden de cosas, el ejecutivo también ha alumbrado una nueva explosión de la telefonía móvil por la conexión máquina a máquina. Ha indicado que el año pasado ya existían 1.000 millones de hogares, 4.600 millones de personas y 1.400 millones de máquinas conectadas y ha estimado que para 2020 esas cifras se incrementarán hasta alcanzar 1.200 millones de hogares, 6.000 millones de personas y 40.000 millones de máquinas conectadas, lo que supone 50.000 millones de dispositivos conectados, un 90% a través de comunicaciones móviles.

"La primera ola de crecimiento fue la de los hogares, donde parece que se ha llegado a una saturación; la segunda vino de la mano de los individuos y los móviles y llegará una tercera ola, la de los dispositivos y las máquinas, con una dimensión mucho mayor que la anterior".

Se veía venir que todo se paga

Telefónica vuelve a la carga en el debate del modelo de Internet. Y lo hace con más fuerza que nunca, poniendo en cuestión los dos ejes que son las bases del actual sistema: la llamada neutralidad en la Red (la no discriminación de ningún contenido ni de ningún proveedor) y la tarifa plana "ilimitada".
La mayor operadora española avisa que si los proveedores de contenidos como Google o Yahoo, aunque no ha mencionado ninguna empresa en concreto, no contribuyen a mantener la red y si no comienzan a diferenciarse las tarifas por tipos de servicios o de usuarios -que paguen más los que más tráfico consumen (descargas, vídeos, streaming, etcétera)- el modelo actual "puede llegar a un punto de quiebra donde los costes superen los ingresos. Y nadie quiere que esto ocurra".

La CMT no ve problema en las tarifas a la medida
Sebastián afirma que es "una opción posible" que las operadoras cobren a Google
¿Quién quiere acabar con la neutralidad en la Red?
Google usará YouTube para alquilar películas

Así de contundente se ha expresado esta mañana Julio Linares, consejero delegado de Telefónica, en la inauguración del XXIV Encuentro de las Telecomunicaciones de la UIMP, que organiza la patronal Aetic, y donde se reúnen cada año los pesos pesados del sector. En su presentación, Linares ha expuesto la inviabilidad de un sistema en el que el tráfico crece exponencialmente a una velocidad que las redes no son capaces de soportar, y en que una mayoría de usuarios subvencionan a unos pocos "intensivos" que realizan descargas de películas o ven vídeos por streaming.

Para evitar el colapso, Telefónica propone "tarifas flexibles y segmentadas" adecuadas al perfil de consumo de cada uno de los abonados, frente al café para todos de las actuales tarifas planas. El debate no es nuevo. Empresas como AT&T ya han eliminado tarifas planas "ilimitadas".
Esta desproporción entre lo que pagan y lo que consumen unos usuarios y otros se ha agrandado aún más en la banda ancha a través de móvil. Así, el 5% de los abonados de móvil consume un 75% del tráfico (la proporción es de 20-80 en el caso de la banda ancha fija). Y la llegada de los smartphone -teléfonos inteligentes- que serán mayoritarios en 2013 no hará sino agravar el problema.

Primavera en el otoño artístico



Coinciden, al comienzo de la temporada artística madrileña, en pleno otoño, con un desfase de un mes, dos grandes exposiciones rotuladas bajo la enseña mediática del impresionismo, un estilo en principio primaveral.
La primera, más lacónica de enunciado, aunque también más contundente, titulada Pasión Renoir, que se exhibirá en el Museo del Prado entre el 19 de octubre y el 6 de febrero; la segunda, rotulada con la sugerente y espectacular convocatoria de Jardines impresionistas, aunque, como veremos, de alcance más en efecto impresionístico que real, que podrá verse entre el 16 de noviembre y el 13 de febrero en el Museo Thyssen-Bornemisza de Madrid.
Se trata de una feliz coincidencia para mostrarnos cómo se vive paisajísticamente la naturaleza en nuestro atribulado mundo urbano contemporáneo.

Lo único criticable es la ausencia de los maestros españoles del género

Salvando la crisis, los dos museos ofrecen propuestas de indudable interés

Hay un elenco de obras de una cualidad incuestionable

El jardín es un invento antiguo que se remonta a la noche de los tiempos
El Sterling and Francine Clark Art Institute, ubicado en la pequeña y bucólica ciudad universitaria de Williamstown en Massachusetts, es en sí mismo un "jardín dentro de un jardín", si abordamos la localidad en sus periodos primaveral y estival, un típico microcosmos de belleza del patrocinio americano del Este, con sus pujos aristocráticos bien sedimentados y con cierto aire a lo Henry James. Hasta el 17 de octubre -o sea, hasta un par de días antes de la inauguración de la muestra en el Prado-, allí se estará mostrando la exposición del escultor español Juan Muñoz -Juan Muñoz at the Clark- en la que ha intervenido también la española Carmen Giménez y que ubica las piezas dramáticas y expresionistas de Muñoz entre obras de los grandes impresionistas franceses de los que la Clark atesora una porción selectiva muy brillante.
Tan brillante, que se puede permitir ahora prestar 31 obras de Renoir al Prado, un conjunto que es casi la totalidad de lo que atesora este instituto americano del genial pintor francés.

Sensual hasta ribetear lo goloso, pero con un aprendizaje severo de artesano, Pierre Auguste Renoir (1845-1919) fue uno de los pioneros del impresionismo al juntarse, con Monet, Bazille y Sisley, en el taller de Gleyre en 1862.
Aunque quizá el arranque del impresionismo le deba mucho a sus excursiones domingueras en La Grenoullière en 1869, en las riberas del Sena, a un tiro de los arrabales de París, lo cierto es que Renoir no cabe solo en esta adscripción porque compatibilizó el paisaje y el bodegón con otros géneros -el retrato, el desnudo, las escenas de género, etcétera- y porque su técnica alternó sucesivamente las pinceladas cortas y divididas con efectos cromáticos complementarios con la práctica de un diseño lineal severo.
Esta riqueza de registro la podemos apreciar perfectamente en la cuidada selección de la colección Clark que se exhibirá en el Prado con un puntual recuento de la evolución cronológica y temática de un excelente artista.

Jardines impresionistas, cuyo comisariado ha correspondido a Clare Willsdon y que proviene de una cita previa en las Galerías Nacionales de Escocia, de Edimburgo, es un interesante popurrí de pintura occidental sobre jardines del siglo XIX, más o menos orientada hacia la eclosión impresionista entre 1860 y 1880.
Hay obra de medio centenar de pintores de todo el mundo, sobre todo de la segunda mitad del siglo XIX -franceses, italianos, alemanes, belgas, nórdicos y estadounidenses- de muy desigual calidad y proyección, pero centrados todos en la captación del paisaje más característico del mundo contemporáneo, que reinterpreta de forma singular la estética del jardín.
El jardín es un invento antiguo que se remonta, como quien dice, hasta la noche de los tiempos, pero que se singulariza en nuestra época, urbana e industrial, a fuerza de acosar a la naturaleza, bien para domesticarla hasta circundarla en un balcón o una terraza, bien para afrontarla de la manera más silvestre.
Ante tan sugestiva, pero también tan laxa tesitura, casi importa poco la perspectiva ortodoxa de enjuiciamiento de un historiador del arte, porque ante un conjunto tan variopinto de flora, seduce más lo que esta nos aporta como reflejo especular de nuestra sociedad y sus ideales cada vez más nostálgicos.
Aun así hay un elenco de obras de una calidad incuestionable, las cuales, además, nos aportan el testimonio de maestros no por menos populares de calidad desdeñable. En este sentido, al margen de figuras plenamente consagradas, como Delacroix, Corot, Millet, Manet, Monet, Renoir, Pissarro, Sisley, Cézanne, Bonnard o Klimt, hay un conjunto de otros pintores europeos y americanos de enorme interés y que seguramente serán un descubrimiento para el público español.
El único pero que se puede alegar a esta muy amplia cartografía de lo que supuso la pintura del paisaje occidental la segunda mitad del siglo XIX es la ausencia de los más acreditados maestros españoles del género (Fortuny, Regollos o Sorolla), algunos de los cuales triunfaron internacionalmente en aquella época, con lo que tampoco se puede explicar en principio el que hayan sido excluidos.
Lo que resulta verdaderamente positivo para la actividad de nuestros principales museos es que, salvando la dura crisis que nos afecta actualmente, se puedan seguir ofreciendo de manera simultánea propuestas de indudable interés artístico, como estas dos del Prado y el Thyssen-Bornemisza, que nos permiten no solo reencontrarnos con los pioneros del arte moderno, sino que también lo revisan de una forma no convencional, aportando perspectivas monográficas o temáticas.
El otoño madrileño se reviste con las glorias pasadas de la feracidad primaveral que seguramente nos ayudarán a encarar con mejor espíritu el indeclinable invierno.

Es muy probable que desde el punto de vista museológico, la muestra de Renoir tenga un peso específico mayor, pero eso no significa que una revisión aleatoria de la pintura occidental de ese periodo tocando el tema de la interpretación de los jardines podamos considerarla comparativamente como una exposición menor. Ambas convocatorias suscitarán una respuesta pública de envergadura, lo cual tampoco ha de considerarse ni mucho menos como un defecto.

Comienza la excavación del pozo para rescatar a los 33 mineros


Los equipos de rescate comenzaron en la noche del lunes (esta madrugada en España) las excavaciones para sacar a la superficie a los 33 mineros atrapados desde el pasado 5 de agosto en la mina San José, situada en el norte de Chile. Los expertos calculan que los trabajos para llegar hasta el refugio a 700 metros de profundidad durarán entre tres y cuatro meses.

Los técnicos tardarán tres meses en rescatar a los 33 mineros atrapados




A las 20.50 del lunes, hora local (2.50 de hoy en la España peninsular) se pudo colocar la pieza que faltaba de la excavadora australiana Strata 950, que fue recibida con aplausos a la llegada a la mina. Esta perforadora tiene la misión de hacer un pozo por el que puedan salir los mineros. La máquina, que fue llegando por piezas a lo largo de la semana pasada, hará primero un eje vertical de 15 metros de profundidad antes de perforar el pozo de 702 metros y 33 centímetros de diámetro, que se ampliará después a 66 centímetros para permitir que quepa un hombre.

El túnel avanzará, en condiciones óptimas, entre 15 y 20 metros al día. Aunque al principio la perforadora retirará la tierra y la roca de la superficie, en el momento de agrandar el conducto, deberán ser los propios mineros atrapados los que retiren los escombros que caigan al interior de la mina, según Jorge Sanhueza, ingeniero de Codelco, la empresa cuprífera estatal que se está encargando de las tareas de rescate.

Una vez hecho el agujero, las autoridades bajarán jaulas en las que podrán subir a la superficie los mineros. Se calcula que esta última fase durará entre tres y cinco días, debido a que la ascensión completa de cada minero en la jaula tardará en torno a dos horas.

Este operativo ha sido bautizado por el presidente del país, Sebastián Piñera, como Operación San Lorenzo, en recuerdo al patrono de los mineros, informa el diario El Mercurio.

Ante la complejidad de los trabajos, el Gobierno chileno ha solicitado ayuda a expertos en submarinismo y de la NASA. Se espera para hoy la llegada de dos médicos, un psicólogo y un ingeniero del organismo espacial. "La NASA tiene una larga experiencia sobre el aislamiento, en concreto en la Estación Espacial Internacional (ISS)", ha declarado el jefe de misión Michael Duncan, jefe médico adjunto a la dirección de Ciencias de la vida en el espacio en la sede de Houston (Tejas). "El entorno es diferente, pero la respuesta humana es exactamente la misma", ha añadido en una entrevista difundida por la NASA.


Se espera que durante los próximos días llegue una segunda máquina para iniciar un plan alternativo con el que las autoridades buscan acortar el periodo de rescate previsto inicialmente. El llamado plan B consiste en ensanchar una de las sondas que llegó a las galerías interiores de la mina donde se encuentran atrapados los obreros, tarea que podría demorarse unos dos meses.

Para llevar a cabo este plan se requiere una máquina modelo Schramm T-130, una perforadora de aire reverso que permite excavar un hoyo de unos 75 centímetros de diámetro, avanza alrededor de 20 metros diarios y tiene un alcance de 700 metros de profundidad. La máquina se encontraba en la minera Inés de Collahuasi, en Iquique, y ya se ha iniciado su traslado hacia la mina San José, a 830 kilómetros al norte de Santiago.

30 ago. 2010

Dulce Pontes - Fado Português

Dulce Pontes - Fado Português

Dulce Pontes - Lagrima

O Mare e Tu - Andrea Bocelli & Dulce Pontes

Amália Rodrigues "Gaivota" Live

Amalia Rodrigues "Estranha forma de vida" Fado

La aureola azul "


En la roca de esmeraldas que imagina,
el anciano defiende su aureola.
Con diecisiete años, le dijo que era azul
una mujer del norte
y le advirtió que nunca la perdiera.

Vendrán las nubes que ensombrecen
las buenas intenciones
y formas de pensar como naufragios.
Te dejarás caer por levantarte,
te ocultarás por miedo.
El viento dispondrá tus verdaderos gestos
y el paso de los otros tu destino.

No serás lo que creías,
tu rostro mostrará las simas de tu alma,
traducirás tu ruina,
enfangarás tus sueños con tus dudas.
Pero nunca descuides la aureola,
no dejes que se extinga
ni cuentes que fue azul en un poema.


Leopoldo Alas Mínguez.

De "La posesión del miedo" 1996

Por siempre "


Si la esmeralda se opacara,
si el oro perdiera su color,
entonces, se acabaría
nuestro amor.

Si el sol no calentara,
si la luna no existiera,
entonces, no tendría
sentido vivir en esta tierra
como tampoco tendría sentido
vivir sin mi vida,
la mujer de mis sueños,
la que me da la alegría...

Si el mundo no girara
o el tiempo no existiese,
entonces, jamás moriría
Jamás morirías
tampoco nuestro amor...
pero el tiempo no es necesario
nuestro amor es eterno
no necesitamos del sol
de la luna o los astros
para seguir amándonos...

Si la vida fuera otra
y la muerte llegase
entonces, te amaría
hoy, mañana...
por siempre...
todavía.

Mario Benedetti.

TÚ VENÍAS


"No me has hecho sufrir
sino esperar.
Aquellas horas
enmarañadas,
llenas
de serpientes,
cuando
se me caía el alma y me ahogaba,
tú venías andando,
tú venías desnuda y arañada,
tú llegabas hambrienta hasta mi lecho,
novia mía,
y entonces
toda la noche caminamos
durmiendo
y cuando despertamos
eras intacta y nueva,
como si el grave viento de los sueños
de nuevo hubiera dado
fuego a tu cabellera
y en trigo y plata hubiera sumergido
tu cuerpo hasta dejarlo deslumbrante.
Yo no sufrí, amor mío,
yo sólo te esperaba.

Tenías que cambiar de corazón
y de mirada
después de haber tocado la profunda
zona de mar que te entregó mi pecho.
Tenías que salir del agua
pura como una gota levantada
por una ola nocturna.

Novia mía, tuviste
que morir y nacer, yo te esperaba.
Yo no sufrí buscándote,
sabía que vendrías,
una nueva mujer con lo que adoro
de la que no adoraba,
con tus ojos, tus manos y tu boca
pero con otro corazón
que amaneció a mi lado
como si siempre hubiera estado allí
para seguir conmigo para siempre"


Pablo Neruda.

El extranjero, de Albert Camus


Gatos por los tejados: El extranjero, de Albert Camus


La novela arranca con la muerte de la madre de Meursault, un sencillo oficinista al que nada parece importarle y que arrastra una vida vacía; es un hombre solitario, casi autista, que acaba cometiendo un crimen sin saber muy bien por qué y es condenado a muerte, sentencia que acepta con la misma indiferencia con la que ha vivido...
El extrajero, como La peste, es de esas novelas que marcaron mi adolescencia. Sí, hoy volvemos a abrir el baul de los recuerdos, jeje. Es un ejercicio que recomiendo, porque la visión de una novela cambia totalmente con el paso de los años.

Cuando la leí por primera vez me impactó ese personaje apático, frío, indiferente ante todo, impermeable a cualquier sentimiento, extranjero de sí mismo, de su propia vida.
En esta segunda lectura he visto mucho más: escrita hace casi setenta años, es una premonición de un mundo que ya está aquí, de un ser humano al que todo le da igual, que se deja llevar por la vida, que la menosprecia (la propia y la ajena), una isla de soledad en un planeta superpoblado.


Afortunadamente, no es esa la tónica general, al menos, así quiero creerlo yo que soy optimista por naturaleza y pienso que la mayoría de la gente sigue teniendo sangre en las venas, inquietudes, ilusión, y por eso el mundo sigue avanzando, a pesar de todo.

He visto también un estilo narrativo interesante: una primera parte neutra, de frases cortas, tipo Carver, casi un informe en el que el protagonista parece más bien espectador de su propia vida. En la segunda parte la narración se hace más profunda, más reflexiva para mostrar el desencanto, el pesimismo del personaje.

He elegido la cubierta del libro de Alianza Editorial porque es el que yo tuve, compraba muchos libros de esa colección, eran económicos y ofrecía buenos títulos, todavía quedan muchos en mi biblioteca, quizá incluso esté El extranjero, a saber.

Invitación al amor "


Amigo, ten el paso presuroso;
mira este valle umbroso, esta pradera
donde la primavera se derrama
y su sagrada llama va agitando,
el cáliz desatando de las flores
que escondidos amores enardecen.
Mira cómo se mecen en el viento
con leve movimiento rama y nido.
Pon atento el oído al son del agua
donde el paisaje fragua un espejismo,
amándose a sí mismo en ser ajeno.
Gusta el soplo sereno de la brisa,
y la tierna sonrisa de este cielo,
y el misterioso anhelo de las cosas.

Las formas portentosas adivina
que la noche divina engendra y brota,
la música remota de los mundos
los acordes profundos y distantes
que en voces consonantes se responden
allí donde se esconden en el seno
del infinito lleno de fulgores;
los oscuros temblores de la tierra
que la simiente encierra y torna a vida,
y acaso, enardecida con la muerte,
del mismo cuerpo inerte y miserable
el fruto deleitable en sí concibe.

El aullido percibe de la fiera
que de su madriguera en noche oscura
llama con hambre dura su pareja.
Oye cómo se queja la floresta,
y en la selva repuesta y misteriosa
el ave rumorosa, a par de viento,
el grado amarillento al pico lleva
con que la flor renueva, e hinche el tallo.

Y aun los amores callo de que el hombre,
eternizando el nombre del proscrito,
pobló el tiempo infinito de su nada.
Basta que la mirada desenvuelvas
y el ámbito revuelvas de la tierra,
y cuanto el mar encierra, y a ti mismo
-si a tan profundo abismo el pie se atreve-,
luego los ojos mueve a aquella altura
do brilla la hermosura de los astros,
verás de Amor los rastros por doquiera:
Amor es ley primera, suave y fuerte,
ley que vence la muerte, y como ella,
desde la blanca estrella hasta el gusano,
nos lleva de la mano por el mundo.

En esta ley me fundo, caro amigo;
cuando en verdad te digo que no aciertas
en antes querer muertas tus lozanas,
tus briosas, tus galanas primaveras,
y tus flores primeras destruidas,
que no al amor rendidas dulcemente.
No sea que, cruelmente derrocado,
vengas por tierra echado como hiedra
que del muro de piedra no se abraza.

Y si el amor que pasa presuroso
arguyes de engañoso y deleznable,
por otro no mudable Amor lo deja,
donde no tiene queja el tiempo aleve,
ni el olvido se atreve a la mudanza,
y que, firme esperanza y llama fuerte
traspasa las fronteras de la muerte.

Para María del Rosario Oyarzun

1 de julio, 1939

Concha Urquiza.
Share |

EL TIEMPO EN MIS MANOS....


El tiempo transcurre lento, pausado..como si se hubiera detenido en mis manos esperándote. Es difícil explicarme, complicado entenderme, sentido llamarte, cruel pensarte.
Miro las horas y no pasan. Miro la vida y no se detiene. Miro mis manos con su reloj intentando detener el tiempo y nota que los números se borran, que las manos se te insinúan...pero no te encuentran.
Busco resquicios de madrugadas con charlas que no parecían fueran a detenerse. Busco restos de días pasados cuando al encender mi ordenador, mi teléfono...aparecías. Hoy no estás.
Leo lo que me vás dejando a menudo con esa ansia de amor que devora tiempo y barreras. Espero y veo pasar los días sin que muchos tan siquiera pueda rozarte. Quisiera dejar de pensarte, me gustaría que no estuvieras en mi mente, que el paso de MI tiempo fuera mío.....pero no lo es.
Algo que se escapa de nuestras vidas parece que siempre tiene el poder de situarte en una espera de tensión y nerviosismo nada recomendables. Siempre me viene a la mente una estación de autobuses, una de trenes, donde la gente sube...baja.....pero no se detiene. Todos tenemos un destino, aunque no sea el que nos gustaría haber soñado, todos deberíamos labrarnos nuestra propia ilusión...esa que al menos es nuestra y jamás nadie podrá arrebatarnos.
Eso no es amor. Eso no es amar. Eso no es pasión. Eso es un cariño y una devoción tan fuertes que es una necesidad para vivir, para sonreir, para soñar... Pensar en nuestras ilusiones debería ser obligatorio ya que quien las mata ...arruina su más íntimo pensamiento.
No es necesario que eso aflore, ni que nadie lo sepa, ni tan siquiera hace falta comentarlo....es esa placentera sensación que sientes aún sin hablar.
Esa sensación que te recorre por dentro y te estremece, que te hace pensar y sumergirte en ello porque aún no siendo tu vida forma siempre parte de ella. Porque la has escogido, porque es un canto a la libertad, porque cantan las sirenas, porque es no sentirse nunca solo...porque se llama compañía.
El tiempo no se detiene....nuestro tiempo lo he dibujado en mis manos. Ese, mi tiempo, lo detendré en el momento que mis manos se cierren.
No tardes. Te espero.

NO ES LO MISMO.....


No es lo mismo contar cuentos que ser cuentista, ni viene a ser lo mismo errar que ir colocando herraduras.
No es lo mismo amistad que ser conocido, ni es ni será nunca lo mismo querer, desear ó amar.
No es lo mismo ver la paja en ojo ajeno que evadir siempre la propia.
No es lo mismo acusar que ser acusado, ni ser maltratador cuando se quiere ser herido.
No es lo mismo misterio y mentira.El misterio envuelve siempre a las personas de una manera u otra, las hace ser más discretas, distintas, más ellas mismas. La mentira siempre tiene un fallo: sus patas son extremadamente cortas.
No es lo mismo pensar que alguien se hace el loco a creer a pies juntillas que otra persona está loca de verdad, pero quien así lo hace tan solo quiere sembrar malestar e incertidumbre entre quien realmente le ha creido siempre.
No es lo mismo.......nada.

Pero sucede que llega un día en que todo lo oscuro se vé claro, que todo lo que tú pensabas mal de tí no es cierto sino que te lo han hecho ver así. Ese día te vistes de primavera con tu mejor traje de colores vivos, ese día dejas que tus piernas bailen sobre lo que sea, y sobre todo si son mentiras. Las pisoteas rabiosa, las dejas que se queden, pero tan solo mirando...pues en tu vida ya no tienen baile.
Bailarás sola, bailarás quizá sin un punto de apoyo que siempre has creido muy necesario, pero en ésta vida todo tiene varias oportunidades, quizá.....demasiadas. Pero que te bailen encima YA NO!!!!!!

Hoy, aún con la cabeza baja y dolorida hasta el alma sigo bailando...
Hoy con ese traje recién estrenado color amarillo porque de blanco la pureza de las margaritas se ensuciaría con mis lágrimas...sigo bailando
Hoy, que aún ni me lo creo ni sé si debo creérmelo...porque no quiero, pero así es, sigo bailando
Hoy, me marcaré esa hermosa danza mientras me vés alejarme dando piruetas solamente sobre mí misma, como si de alguna manera estuviera enseñándome a quererme un poco más...con un hermoso danzar que al irse vaya dejándote tan solo una estela de lo que he sido.

Hoy.......es mi momento.
Hoy......comienza el tuyo

Hoy ya no es ayer y jamás será mañana. Pero..
hay tantas y tantas balarinas!!
Tan solo debes escoger esas que saben acomodarse a tus pasos. Por mi parte, para no errar más he quitado hasta las cintas a mis zapatillas por eso de que:
"para que nada nos ate que no nos amarre nada".
Sin cintas, será mucho más fácil si es que en ésta tarea hay algo fácil. Yo, la bailarina principal de mi compañía tan solo he encontrado mentiras y decepciones.
Felíz baile!!!!! es....cuanto puedo desearte ...
Tan solo recuerda que "Cenicienta" solamente perdió el zapato una vez. Y aquí, yo soy la princesa.

Contemplación "


Me hallé mirando
tu desnudez mojada;
el agua por tu rostro,
el agua por tu pecho
intrépida bajaba.

Como si acaso fueras
por ella poseída
y un hálito indecible
me arrebatara vida.

Uní junto a la tuya,
mi desnudez ardiente;
el agua entonces fría,
acarició mi frente,

me acarició la carne
y el alma ardiente daba
consejos que a mis manos
fogosas ordenaba.

Vagué por tus perfiles,
vagaste por los míos,
sentimos deshacerse
nuestros profundos fríos.

Mientras que escurridiza
y cual testigo muda
el agua nos brindaba
su erotizante ayuda.

FRANCISCO ARGENTEO

29 ago. 2010

Vangelis & Irene Papas - Asma Asmaton

Vangelis & Irene Papas - Le Fleuve

Enya era enigma carmına burana vangelis mono 16 infanatti

Santorini - Vangelis - Irene Papas "Menousis"

Conocerás al hombre de tus sueños


Es la Película de Wody Allen, no hace falta que digas el rítulo en la taquilla
La película de wody Allen, donde este quiere iniciar otros temas y volver sobre sus pasos, es decir lo complicadas que son las relaciones entre personas y si son pareja o familia mucho más.
No se trata de que te guste o no, a mi no me gustó y me hacia fijarme en cosas tontas, por qué nunca van bien peinadas las actrices de Wody?, en una escena de una joyería, pensé eso, igual cuando iba a la Opera no es que fuera a lo Pritty Woman pero es que se le veian las raices.
Y luego pues eso, las diferentes etapas que pasamos, nos alejan o nos acercan unos a otros, es la vida, y recordamos ante una relación nueva que la otra no fue tan mala, pero ya no está en nuestro camino esa persona.
Antonio Banderas no sé que le pasó, ¿No lo dirijió? es que está terriblemente mal, y parece que cuando estás con un hombre no debes pensarte mucho las cosas porque cuando decides dar el paso ya lo dió otra en menos tiempo.
Y Cenas, vibos, ópera, arte, nadie tiene una profesión habitual, pintores escritores, mediums, reencarnaciones. En fin que si quieren vatan a verla, después de todo hay que saber si Wody Allen está en la linea esa de Barcelona Móstoles, o va haciendo otras cosas.

Melina Merkouri - Mikis Theodorakis - Faidra - Love theme

Nana Mouskouri - En recuerdo de ti

Nana Mouskouri - La Golondrina

Conocerás al Hombre de tus sueños









Sinopsis

En “Conocerás al hombre de tus sueños”, Woody Allen nos acerca a dos matrimonios, el de Alfie y Helena, y el de su hija Sally y su marido Roy, y nos muestra cómo sus pasiones, ambiciones y obsesiones les van acarreando problemas y desvaríos.
Después de que Alfie deje a Helena en busca de la juventud perdida y tras las faldas de una call girl de espíritu libre llamada Charmaine, Helena deja a un lado la cordura, da la espalda a la sensatez y sucumbe a los extravagantes consejos de una adivina embaucadora. Sally, infeliz en su matrimonio, se va enamorando de Greg, el atractivo galerista para quien trabaja, mientras que Roy, un novelista que aguarda con ansiedad la respuesta sobre su último manuscrito, pierde la cabeza por Dia, una misteriosa desconocida que despierta su atención desde la ventana de enfrente.



En CONOCERÁS AL HOMBRE DE TUS SUEÑOS, Woody Allen nos acerca a dos matrimonios, el de Alfie (Anthony Hopkins) y Helena (Gemma Jones) y el de su hija Sally (Naomi Watts) y su marido Roy (Josh Brolin), y nos muestra cómo sus pasiones, ambiciones y obsesiones les van acarreando problemas y desvaríos.

Después de que Alfie deje a Helena en busca de la juventud perdida y tras las faldas de una call-girl de espíritu libre llamada Charmaine (Lucy Punch), Helena deja a un lado la cordura, da la espalda a la sensatez y sucumbe a los extravagantes consejos de una adivina embaucadora.

Sally, infeliz en su matrimonio, se va enamorando de Greg (Antonio Banderas), el atractivo galerista para quien trabaja, mientras que Roy, un novelista que aguarda con ansiedad la respuesta sobre su último manuscrito, pierde la cabeza por Dia (Freida Pinto), una misteriosa desconocida que despierta su atención desde la ventana de enfrente.

Pese a los esfuerzos de los personajes por sortear sus problemas con quimeras y planes inverosímiles, estos sólo les causan dolor, apuros y desatinos.

El título de la película hace referencia a la frase que usan las pitonisas para embaucar a su clientela, y se burla de la facilidad con que nos traicionan nuestras ilusiones.

Se nos va el VERANO No me cuentes el final


Lo malo del verano es que ya sabemos cómo termina: con una tormenta que baja la temperatura cinco grados irrecuperables. Seguiremos llevando sandalias con los pies congelados hasta que nos convenzamos de que no hay vuelta atrás, lo mismo que sufrimos los calcetines hasta el bendito 40 de mayo.
Todo esto para decir que, según la brillante deducción de Schopenhauer, las cosas tienen un final.


Uno solo da por leídos los libros mediocres. Nadie deja de ir a ver 'Las Meninas' porque ya las vio
También los libros tienen un final.
Otra brillante deducción. De hecho, la diferencia entre un libro malo y uno bueno es que los malos solo tienen eso, final.
Claro que antes de la página 301 el autor se ha preocupado de escribir otras 300, pero tanto para él como para sus lectores, el trabajo de escribirlas y el de leerlas no es más que una fatiga absurda, un peaje. A la gente le gustan los finales, pero nadie pagaría solo por ellos.

Los libros buenos, sin embargo, a veces tienen el final en la primera página. Aunque este sea de armas tomar. Un ejemplo: "La mañana del sábado 9 de enero de 1993, mientras que Jean-Claude Romand mataba a su mujer y a sus hijos, yo asistía con los míos a una reunión en el colegio de Gabriel, nuestro hijo mayor. Luego nos fuimos a comer a casa de mis padres y Romand a la de los suyos, a los que mató tras el almuerzo". Así arranca El adversario, de Emmanuel Carrère (Anagrama), un libro sin trampa ni cartón que ni siquiera tiene la desfachatez, y hubiera sido fácil, de hacerse pasar por ficción.
En ocasiones el elogio más venenoso que puede hacerse de una obra literaria es que se lee como una novela. La etiqueta es minúscula. ¡Pero si ni siquiera Los hermanos Karamazov se lee como una novela!

El caso es que todo lo que cuenta El adversario es real. Romand vive hoy en una cárcel francesa y Carrère lo conoció cuando decidió escribir sobre él. Aquel 9 de enero el escritor estaba terminando otro libro inquietante: Yo estoy vivo y vosotros estáis muertos (Minotauro), la biografía de Philip K. Dick, el autor del cuento en el que se basa Blade runner y uno de los tipos más extraños del gremio literario, negociado en el que, como se sabe, no faltan los raritos (ni los que se lo hacen). K. Dick estaba convencido, como Platón, de que él conocía la verdad que sustenta el universo y de que Nixon le perseguía por ello. Tenía motivos para la paranoia, pero no los que él imaginaba: cuando murió su hermana gemela, con un mes de vida, sus padres la enterraron bajo una lápida en la que escribieron también el nombre de Philip. Para ir adelantando.

Romand, sin embargo, no es un perturbado, ni siquiera un genio perturbado. No es más que un mentiroso. Se pasó 18 años haciendo creer a todos -a sus padres primero, a su esposa después, a sus hijos más tarde- que era quien no era y, sobre todo, que tenía el trabajo que no tenía. Y ese trabajo era el de médico, nada menos. Cada mañana se despedía de los suyos y se iba a una oficina de la OMS en la que no paraban de lloverle los ascensos, con sus consiguientes subidas de sueldo. Los libros de verdad interesantes no responden a la pregunta de quién sino de por qué. Carrerè, de paso, responde a otra más: cómo.
No cómo mata Romand a su familia cuando ve que su mentira va a derrumbarse sino cómo vivía hasta entonces. Resumiendo: de dónde sacaba el dinero. Todo eso cabe en 200 folios en los que lo realmente bueno es que al final ni siquiera las preguntas importan, importa el camino hasta ellas, la vida de un padre de familia ejemplar que no puede salir de la enorme ficción que él mismo ha construido.

Decía Northrop Frye que la gran literatura se distingue de la que no lo es porque aquella es dueña de una visión más vasta que la de sus mejores lectores.

En las grandes obras, en efecto, el horizonte siempre es inalcanzable. En las pequeñas puedes llegar a la línea en la que acaba el océano para tocar el decorado, como en El show de Truman. Solo en las novelas menores no hay agua detrás de esa línea. Basta echar un vistazo a la historia de la literatura para comprobar que casi todo el mundo sabe ya el final de los libros importantes.
Incluso de los que no ha leído. Nadie ignora cómo terminan la Odisea, el Quijote o Madame Bovary. En el fondo, el verdadero detector de libros-que-merecen-la-pena no es la lectura sino la relectura. Y releer es leer sabiendo el final. Uno sólo da por leídos los libros mediocres. Nadie deja de ir a ver Las meninas porque ya las ha visto.

Durante años se editó en el extrarradio de Madrid una revista cuyo colaborador más ilustre era Leopoldo María Panero, pero cuya sección más revolucionaria era la de cine. En ella no había críticas largas ni clasificaciones con estrellas, todo se reducía a una relación de películas en las que cada título iba acompañado de su correspondiente desenlace.
El sexto sentido: así. Ocho mujeres: asá. Los otros: también así. Es imposible no añadir, cada tanto, una película o un libro a esa lista: El lector, El niño con el pijama de rayas, Crónica de una muerte anunciada, Familia... Solo los mejores pasan la prueba. No es nada popular, es cierto, pero en tiempos en los que la excelencia compite con la publicidad, contar el final de los libros tal vez sea la última forma de crítica literaria que nos queda. O la primera.

LOS DEMÄS INVITADOS

Entre las demás invitadas al evento, destacó la elegancia de otra recién casada, Victoria de Suecia, quien optó por un vestido en color coral de corte imperio que le favorecía mucho. Su hermana Magdalena, por su parte, se volvió a decidir por un vestido largo en tono verde pastel, tal y como suele hacer en todas sus apariciones públicas.

Impresionante hacía su aparición Rosario Nadal con un vestido largo en color nude que combinó con unos altísimos 'peep toes' dorados de Christian Louboutin.

Por este color se decantó también la siempre elegante Marie-Chantal Miller, mujer de Pablo de Grecia, quien combinó su sencillo vestido de corte recto con un impresionante mantón bordado de flores.

Los vestidos estampados también tuvieron su protagonismo en esta boda griega. Aparte del vestido que lució la Infanta Elena, Máxima Zorreguieta y Mary Donaldson también se decantaron por los estampados de flores, mucho más apropiados para la ocasión.

La Princesa Letizia, entre las mejor vestidas de la gran boda griega


La boda de Nicolás de Grecia y Tatiana Blatnik, que este miércoles reunió en la isla de Spetses a un gran número de invitados de las Casas Reales europeas, también sirvió para ver desfilar a nuestros representantes españoles, como si de una auténtica alfombra roja se tratara. Guapísima como ya la hemos podido ver en enlaces anteriores, Doña Letizia volvió a deslumbrar con un vestido de inspiración griega, eclipsando incluso a sus cuñadas Cristina y Elena.

En un ambiente lleno de encanto y un destino paradisíaco, Nicolás de Grecia y su ya mujer Tatiana Blatnik se dieron el 'sí quiero' rodeados por casi 400 invitados que aprovecharon el enlace para sacar del armario sus mejores galas. Entre los asistentes más esperados se encontraba, como siempre, doña Letizia, así como sus cuñadas, las Infantas Elena y cristina.

Las representantes de la Casa Real española, que en este tipo de eventos siempre suelen ser elegidas entre las más elegantes, no lucieron tan espectaculares como en otras ocasiones, excepto Doña Letizia, que fue el blanco de todas las miradas gracias al espectacular vestido azul por el que se decantó.
Aunque no deslumbró como cuando se decide por el rojo, la mujer de Don Felipe fue una de las invitadas más elegantes gracias a su vestido largo de corte asimétrico y de inspiración griega, muy adecuado para la ocasión y el lugar. En tonos azul cielo y con detalles de pedrería y plata, el diseño de la Princesa de Asturias fue uno de los más elegantes y más comentados de la ceremonia.

Aunque por el momento se desconoce quién es el diseñador que lo firma, este vestido, muy del estilo de Marchesa, probablemente haya sido creado por su diseñador fetiche, Felipe Varela. (Esperaremos atentamente a que el modisto vuelva a exponer en su escaparate de Madrid la réplica exacta del modelo).

Para el peinado, Letizia optó por dejar su melena suelta y se maquilló en tonos muy naturales, completando un look perfecto para esta 'gran boda griega'.

Si la relación entre Letizia y sus cuñadas ya parecía tensa antes del enlace, probablemente su desfile en la boda de Nicolás y Tatiana no haya conseguido suavizar las cosas. Las Infantas, que nos tenían acostumbrados a deslumbrar con sus modelos -en la boda de Victoria de Suecia fueron dos de las más elegantes-, esta vez no convencieron con sus respectivas elecciones.

Mientras la mujer de Iñaki de Urdangarín optó por un vestido-túnica de estampado de flores grandes en color blanco y negro de Jesús del Pozo -poco apropiado para una boda veraniega-, Elena cambió su maravilloso traje de goyesca de la boda sueca por un vestido de rayas en tonos pastel y una torera en color rosa palo. La Reina Sofía, por su parte, apostó por un favorecedor traje rojo español con bolero de encajes.

Nada Nuevo Bajo el Sol


Una quiere ser original y resulta que miles de personas piensan lo mismo. Anoche era tema de Debate la mala relación de las infantas con su cuñada, vaya que lo mismo que yo puse aqui, en mi blog le da que pensar a mucha gente y parece que el lado mmenos de derechas lo encuentran normal, y los cortesanos dicen que deben guardar las apariencias.
Pero ¿Que apariencias ni se ven en todo el año? Tampoco Cristina se la veía de compras o en el Parque con Elena, cada una iba por libre, Nunca vi a los tres en alguna salida, Así que si no tragan a Leticia supongo que serán correspondidas,Ya dije que la Princesa de Asturias, que no del Pueblo, se le nota esa soberbia porque creo que es la única que está contenta de ser de la realeza. Nunca se le ha notado tanto como ultimamente que cada vez anda más estirida, no hay quien la tosa.
Cuando fueron los de La Roja a vsitar a los Reyes y enseñarle la Copa, ella a través de sus hijas acaparó todas las fotos.
La Infanta Elena tb estaba pero no sus hijos, esos que no son rubios ni de jos azules y dan la sensación de desamparo sobre todo la niña, el niño parece mas un gamberrillo como lo fue su madre de niña.
Pues eso que haber quien aguanta vacaciones en familia con cuñadas hermanos padres hijos y con la sonrisa puesta.
La misma de esa cursi boda de Grecia, que tal y como está el pais debieron ahorrar en carruaje porque le pusieron a los novios uno que parecía un cochito de niño pero un poco más grande.
Leticia creo que se puso un traje poco favorecedor, antes si que le hacian algunos bonitos con los que estaba guapa, dentro de su carrera cada vez más vertiginosa para parecerse a Rania de Jordania.

28 ago. 2010

Eran Tres...

Se ha montado una parafrenalia inutil con la familia real española.
Parece que la cosa está en que no se llevan bien las Infantas españolas, Cristina y Elena con su cuñada Leticia, esposa de su hermano Felipe.
A mi me paece que eso siempre pasa, es normal, llega una nueva mujer que encima es de cáracter, mal carácter, y acapara más páginas que si fuera una actriz o una modelo.
Las Infantas parecía que hasta ahora pasan un kilo de su aspecto físico. A Elena porque no le queda más remedio y Cristina porque estaba más metida en el mundo deportivo, sobrio catalán.
Y en esto los tres hijos, no de Eva, sino de nuestros Reyes, mios no, pero ahi están, se casan, de uno en uno, no los tres a la vez.
Y los maridos marcan tendencias, el ex de Elena la marca por si solo, le gustan los trapos y no da palo al agua.Y va introduciendo extravagancias absurdas porque anda todo el dia entre desfiles y modelos.
El de Cristina, dedicado al Deporte y guapo. Y el principito tan mono de niño y parece que el preferido de mamá se nos casa, harto de que a todas sus novias les pongan "pegas".
Se casa con una chica normal de aspecto, ni fea ni guapa, y además divorciada, es muy delgada y la confunden con una modelo todo el dia que si los taconazos, si la falda, si las gafas, y sus cuñadas parecen las hermanas de Cenicienta, le tienen envidia, Cristina adelgaza y algo se ha hecho para estar más favorecida de cara, Elena casi se viste de Torero para que se fijen en ella, y a Leticia solo le queda sonreir con su suegra que parece la acoje bien.
Leticia , como todo el mundo, hay dias que está mejor que otros, se ha hecho varios arreglos en la cara para estar mejor y que su Príncipe ,al que se le nota más enamorado que ella, le diga que guapa estás.
Tiene un mentón operado o no de autoritaria y mal carácter, no caprichosa sino mandona, cuando se casó y tanto se especuló con el traje de novia, pues la envolvia, tela y más tela y su cara apenas sale de aquel cuello enorme que le hicieron.
Vaya que lo que ocurre es como en todas las familias , ninguna se ha casado con alguien de la realeza sino del pueblo soberano, así que se aguantan y listo.

Un Paseo por el Santuario de Picasso


Picasso entró en el baño y salió corriendo.
Regresó con botes de Ripolin, la pintura industrial que usaba, y transformó para siempre aquella pared blanca. Un fauno que toca la flauta en el bosque ameniza desde entonces las visitas al inodoro del castillo de Vauvenargues, en la Provenza francesa.
Picasso vio el espacio y no pudo contenerse. Jacqueline Roque, su pareja, contaría después a André Malraux que cuando ella vio el mural, tampoco.
Compró muebles de jardín -de color verde-jardín- para acompañar al fauno del bosque que cualquiera podía contemplar cada vez que visitaba el cuarto de baño por asuntos poco artísticos.
El mural fue uno de los muchos arrebatos que sintió Picasso en Vauvenargues. El primero fue comprarlo. Lo hizo en 1958 en cuanto descubrió que se vendían los escenarios del monte Sainte Victoire pintados por su apreciado Cézanne.


En el estudio siguen botes de pintura, pinceles, caballetes y recortes taurinos

El dormitorio es austero. Jacqueline colocó una 'senyera' con afán provocador
El siguiente fue arrepentirse. Tras una noche en blanco, el día de la gran mudanza, en abril de 1959, el pintor se bloqueó.

-Vuelve a llamar a los camiones. No nos vamos a ir nunca de aquí... Olvida el nuevo castillo. ¡Véndelo! ¡Regálalo!

Jacqueline Roque, que se convertiría en la segunda esposa del artista antes de dos años, no hizo caso. La cámara de David Douglas Duncan, uno de los muchos fotógrafos amigos de Picasso, atrapó todo el proceso: el miedo al cambio, el reencuentro del pintor con su valiosa colección personal (obras de Matisse, Braque, Modigliani, Courbet...) y el despliegue de esculturas a las puertas del castillo como tropas de bienvenida.

Allí se instalaron pintor y musa hasta junio de 1961, huyendo también del asedio de Cannes. Picasso ya era rico y célebre. En la finca La Californie tenía una vida social intensa y tal vez nostalgia del silencio.
Vauvenargues le permitió cambiar la atmósfera y reencontrarse con su recuerdo de España. Se levantaba tarde, pintaba retratos de Jacqueline -en uno de ellos la corona Jacqueline de Vauvenargues-, naturalezas muertas y variaciones del Desayuno en el prado, de Manet. Vuelve a la mitología -el fauno flautista que toca sobre la bañera- y descubre la potencia del verde. "Es curioso. Cuando llego a Vauvenargues todo es distinto y la pintura también. Es más verde", dirá.

El castillo le cambia y él cambia al castillo. No mucho. Solo ordena instalar la calefacción central y el baño.
Apenas pasa dos años en él. En otro arrebato, fruto de la aprensión, decide mudarse a Mougins para tener a mano un médico de confianza. Sin embargo no se deshace de Vauvenargues, donde será enterrado en abril de 1973 envuelto en una capa española, regalo de Jacqueline.

Sus restos descansan entre cedros, bajo un montículo coronado por una reproducción de La dame à l'offrande (1933), que se mostró ante el pabellón de la España republicana en la Exposición Universal de París de 1937 donde nació el Guernica como icono.
Siempre que pudo, Jacqueline rindió honores a los principios de su marido. Y cuando ya no pudo más y se quitó la vida en 1986, fue enterrada junto al pintor, a los pies de la fachada principal del castillo de Vauvenargues (siglo XVII), convertido en la tumba de Picasso porque el alcalde de Mougins no autorizó la inhumación en la finca de Notre Dame de Vie.

La tumba de Picasso mira al oeste. Es lo primero que uno encuentra al traspasar la entrada del castillo, cerrado a las visitas hasta 2009, cuando se abrió durante el verano a grupos reducidos, coincidiendo con la exposición que unía a dos maestros que nunca se conocieron, Cézanne y Picasso.
Este verano se ha repetido la operación. Catherine Hutin, la heredera de Jacqueline Picasso y actual propietaria, permite el acceso bajo criterios restrictivos (una hora, visitas guiadas, grupos pequeños, sin fotos).
El próximo viernes 2 de octubre se abrirá al público por última vez. Sobre una reapertura futura hay incertidumbre, lo que acrecienta la sensación de acceder a un lugar privilegiado.
La propietaria ha declarado en alguna ocasión que no desea trastornar la apacible rutina del minúsculo pueblo (alrededor de 600 habitantes), cuyos vecinos se debaten entre el temor a ser sepultados por la vorágine picassiana y la pérdida de negocio.

Hutin huye de la exposición pública como del diablo. Son contadas sus entrevistas (rehusó hablar con este diario). Le desagrada comentar su relación con Picasso -ella tenía cuatro años cuando su madre conoció al pintor- y, sobre todo, de las controversias que rodean a la familia.
La más reciente se desató tras la publicación del libro La verdad sobre Jacqueline Picasso, escrito por Pepita Dupont (2007), que acabó ante los tribunales.
También le incomodan cuestiones relativas al supuesto deseo de su madre de donar a España las 61 obras de la exposición Picasso en Madrid. "He regalado a España cosas y lo que hago lo hago con todo el corazón, pero que me dejen en paz. Soy la única heredera de mi madre, y con eso está todo dicho", declaró el pasado junio al periódico coruñés La opinión.

En esa entrevista, Hutin explicaba que abrió el castillo para mostrar "la sencillez" en que vivían: "Yo no cambié absolutamente nada. La gente siempre se imagina cosas extraordinarias, pero yo dejé todo como estaba y, en ese aspecto, es mostrar mi verdad. Hemos hecho reformas aunque no se ven. Todo está igual".

Por eso uno tiene la sensación de entrar en un recinto congelado en 1961. En el comedor siguen objetos que Picasso incluyó en obras de la época: el aparador negro estilo Enrique II o la mandolina que compró a un anticuario de Arlés tras una corrida de toros, incluida en numerosas naturalezas muertas. En un rincón, junto a un ventanal, está la mecedora donde el artista leía.

En su estudio -una gran estancia dominada por una chimenea de yeso y generosos ventanales que miran al oeste- siguen los botes de pintura Ripolin, pinceles y caballetes, dos sillas pintadas por Picasso, un recorte de periódico sobre Hitchcock y una página del semanario taurino El Ruedo del 6 de agosto de 1959 donde se informa de una corrida en la que iban a participar su íntimo amigo el torero Luis Miguel Dominguín y Antonio Ordóñez.

Para acceder a la planta superior hay que subir por una desnuda escalera de la vanidad -bautizada así por el tamaño que ocupaban en castillos y casas de campo de la zona-, que conduce al dormitorio de Picasso, donde aguardan varias sorpresas. Una es el espartanismo del cuarto.
Otra es el cabecero: una senyera. El guía cuenta que la tela con los colores de la bandera catalana fue colocada por Jacqueline con un afán provocador frente a la dictadura franquista.

En el espacioso dormitorio hay un armario tosco, una alfombra tejida en rojo y negro por artesanos de la comuna de Aix-en-Provence según un diseño del artista, una silla española de anea, un teléfono gris de disco depositado sobre un tallo de madera, una mochila de cuero de la Primera Guerra Mundial y un retrato de Picasso en albornoz amarillo hecho por David Douglas Duncan, un fotoperiodista curtido en guerras que gozó de frecuente acceso a la intimidad de Picasso. Sus obras figuran en catálogos. Más sorprendentes resultan las captadas por Jacqueline Picasso, que retrató a su pareja casi a diario desde 1953.
Catorce de estas fotos fueron donadas por Catherine Hutin al Museo Picasso de Barcelona -la institución española que más mima: hace un año le donó un dibujo previo de Las meninas-, pero mayoritariamente es una colección desconocida.

Durante este verano se exponen en varias salas del castillo 60 imágenes tomadas por Jacqueline. Curiosas. Picasso, con gafas redondas de concha, leyendo un artículo sobre la guerra de Argelia en un ejemplar de Paris Match del 16 de junio de 1956. El pintor, en pantalón corto y con un cachorro dálmata en brazos.

No es el único material inédito. Casi al final de la visita se proyecta un documental rodado por Jacqueline Picasso en Vauvenargues.
El artista se pasea por su estudio mientras bebe de una taza, la reconviene con un dedo ante la cámara, saluda a las visitas a la manera torera desde la ventana del primer piso y finalmente se despide con un beso.
En la película se ve al artista mientras retoca Monument aux espagnols morts pour la France, el óleo que pintó al final de la Segunda Guerra Mundial.

El paisaje que Picasso ve desde la ventana -y desde la gran terraza-pinar que se asoma a la ladera norte de la montaña- está en alguno de sus cuadros de la época. Es un paisaje que le recuerda a Horta del Ebro, la tierra de su amigo Manuel Pallarès. De hecho, la primera impresión que tiene de Vauvenargues le dispara la melancolía. "Lo visitamos una mañana, todavía estaba el mercado en la plaza del pueblo y ¡los agricultores hablaban catalán! Además, los puestos de fruta y verdura se parecían a los de nuestra tierra", comentará Picasso, tras visitar el castillo con Jacqueline y Jean Cocteau.

Fuera del castillo, la atmósfera que conquistó el pintor sigue casi igual. Dentro, se ha detenido en los días de Picasso. Incluso cuando ya no estaba, como ocurre en la gran sala de guardia, donde su cuerpo permaneció varios días mientras no se derretía la nieve sobre el atrio donde se cavó su tumba.

UNA FURTIVA LAGRIMA ( Nana Mouskouri )

Perdoname ( Nana Mouskouri)

Mikis Theodorakis ~ Zorbas Suite Ballet ~ 1 ~ Little Star

IRENE PAPAS SINGS MIKIS THEODORAKIS

Zorba the Greek. Music by: Mikis Theodorakis.

La Gran Boda Griega

La boda de Nicolás de Grecia con Tatiana Blatnik era el escenario propicio para acallar rumores sobre posibles malas relaciones entre doña Letizia y sus cuñadas, las infantas Elena y Cristina, primas del contrayente.
El sobrino de la Reina se casó ayer por la tarde con su novia en la iglesia de Spetses, una paradisíaca isla del golfo sarónico, ante la mirada de a 370 invitados y tras un verano sumamente extraño para la Corona española, en el que el Rey casi no apareció en Marivent y las infantas Elena y Cristina ni siquiera coincidieron con su cuñada Letizia en Mallorca. En un contexto así de complicado, nido perfecto para los rumores de desavenencias entre los hijos de los Reyes y sus parejas, llegó el día de la gran boda griega.
Y la tremenda crisis Griega ahí mientras se derrocha dinero de los Suegros con esos inmensos "posibles"



Como todo parece indicar que doña Letizia y las infantas se llevan de maravilla, podemos centrarnos en la primera boda real que acoge Grecia en 46 años. O casi, porque no se puede hablar de enlace real en toda regla, ya que la monarquía fue abolida en el país heleno en 1974 y los últimos en contraer matrimonio allí fueron los padres de Nicolás: Constantino, hermano de doña Sofía, y Ana María, en 1964.
Dos años antes, el rey Juan Carlos, entonces príncipe, había elegido también Atenas para casarse con Sofía de Grecia. Y así hasta ayer.
Vestida con un sobrio y elegante traje de novia, Tatiana Blatnik llegó a la iglesia en un carro tirado por caballos.
Allí le esperaban miembros de todas las casas reales europeas. No faltaron ni los recién casados Victoria y Daniel de Suecia, ni Guillermo y Máxima de Holanda, ni Haakon y Mette-Marit de Noruega. Rosario Nadal acudió sola y su ex marido, Kyril de Bulgaria, prefirió no asistir. Mary Donaldson, embarazada de gemelos, tampoco estuvo acompañada, pero la razón de su soledad no tiene misterios: su marido, Federico de Dinamarca, es miembro del COI y su presencia en una reunión del comité esta semana le hizo imposible ir a Spetses.
Doña Sofía apareció con Margarita de Dinamarca; el Rey sigue convaleciente de su operación.
Carlos Felipe de Suecia tampoco llevó a su novia, Sofia Hellqvist, una estrella de reality shows que poco a poco ha empezado a frecuentar actos oficiales de la familia real sueca. En esta ocasión, Magdalena, su hermana soltera, ejerció de pareja.
Pero la solitaria más original, con abanico y arte español incluidos, fue la infanta Elena.
Por lo visto sigue la moda de un titulo de la Nobleza pero sin posibles se case con alguien, fuera de la Nobleza con muchos posibles. Hasta ahora lo han hecho llos hijos del hermano de nuestra Reina y esa saga de K de Bulgaria, nada de posibles pero nada y casados con gente de muchisimos posibles y a tener hijos que da gusto.
Así las cosas Grecia está más en la Omda de una tragedia interpretada por Irene Papas y bailada en esos momentos de tristeza y esperanza , un hermoso Sirtaki al estilo de Zorba "El Griego".

CONOCERÁS AL HOMBRE DE TUS SUEÑOS


En Melinda y Melinda (2004), la película que precedió a la presente deriva europea en la filmografía de Woody Allen, el cineasta esbozó el filme-manifiesto que podría esconder la clave de interpretación de todo su discurso: la tragedia y la comedia como mero problema de mirada en el irresoluble empeño de descifrar lo humano. Tras ese trabajo, Allen ha seguido fiel a su disciplina, pero con la actitud de quien se siente absolutamente liberado del deber de forjar nuevas obras mayores: en Match point (2005), por ejemplo, extirpó el contrapeso de comedia que distinguía a la negrísima, monumental Delitos y faltas (1989); y en la libérrima Si la cosa funciona (2009) lograba desarrollar el inesperado ingreso en el lado oscuro de su propio arquetipo que ya se intuía en la poco apreciada Todo lo demás (2003).
Quizá habrá que dejar pasar el tiempo para apreciar la secreta grandeza de esta última etapa en la filmografía de Woody Allen, una etapa hecha de obras menores, desaliñadas, a veces antipáticas, pero que, título tras título, confirman la capacidad del creador para ser siempre idéntico a sí mismo siendo, cada vez, distinto.

CONOCERÁS AL HOMBRE DE TUS SUEÑOS
Dirección: Woody Allen.

Intérpretes: Josh Brolin, Naomi Watts, Anthony Hopkins, Lucy Punch.

Género: comedia. España-EE UU, 2010.


En Conocerás al hombre de tus sueños brilla uno de los aspectos de la creatividad de Allen que menos suelen destacarse: su extraordinario oficio como contador de historias, narrador / embaucador capaz de describir una desintegración familiar como un juego improvisado al mismo tiempo que se formulan sus reglas.
La película saca fuera de la ecuación toda tentación dramática para contemplar a sus personajes con una mirada a la vez compresiva e implacable.

El tema de fondo son los placebos y autoengaños a los que cada uno recurre para gestionar sus respectivas modalidades de crisis vital: del envenenado romance intergeneracional a la delegación en elementos sobrenaturales.
El resultado es una película en la que el viejo Allen vuelve a ser sorprendentemente joven, una obra que parece no ahondar en nada mientras lo dice todo sobre la inmadurez -tanto masculina como femenina- que define nuestro presente. La subtrama literaria del personaje encarnado por Josh Brolin y la electricidad cómica de la actriz Lucy Punch, en el papel de la joven amante que alivia el crepúsculo viril de un woodyallenizado Anthony Hopkins, son las mejores armas de una comedia ligera que golpea en lo profundo.

27 ago. 2010

Arropada.


Se arropó en el blanco,
se hizo abrigo y almohada
para el hombre que apoyaba
la cabeza en su regazo.
Ambos dormitaban
una mañana nueva.
Horas atrás él hizo lo imposible
para que se sintiera llena
de sueños y ternura.
Ahora se miran con otros ojos,
saben que no hicieron falta
despojos apasionados de ropa,
ni pieles desnudas mutando formas.
No hubo lenguas lamiendo
coyunturas y brechas,
sólo unos delicados
toques de piel
y unos besos de dulce afecto.
Y sintieron despertarse
un perfume de sol y agonía,
instalarse un aliento
de armonía y quietud.
Hubo también un despliegue,
una metamorfosis lenta:
Ella miró al infinito
y los ojos de él la tocaron.
Y sus labios descendieron
hasta eternizarse
mucho más allá de su ombligo.
Se perdió el miedo
a lo clandestino e impuro,
se olvidaron en las caricias.
No hubo una boca lamiendo
mientras otra clamaba.
No se hicieron doler de gozo
ni se tocaron el agua de la pasión,
fue un sentirse juntos
y completos hasta el éxtasis.
Y hasta buscaron el hueco
para un instante de luz y sonrisas.
Hubo como un guiño de amor,
un saberse juntos y absolutos,
para despejar las incógnitas
que se les abrían en el camino.

VIEJOS



VIEJOS


He dejado para agosto este artículo que a lo mejor podría haber escrito un poco antes. Y es que la placidez de agosto, su definitiva adscripción al ocio vacacional, parecen convenirle al tema.
La Unión Europea sugirió, a principios del mes pasado, que la edad de jubilación debería ser los setenta años, y que, si no es así, los sistemas de pensiones quedarán desbordados y habrá casi tantos jubilados como trabajadores en activo.
Puede que esto sea verdad. Lo que significaría, en fin, que hasta ahora habíamos vivido bajo una gran mentira, y que el principio de que los trabajadores en activo cotizamos ahora para que se nos asegure una pensión en la vejez era una estafa: cotizamos para mantener más o menos al día las cuentas del sistema, y mañana ya se verá.

Mientras se resuelve este enredo, y los políticos aciertan a encontrar el modo de dulcificarle la píldora a la población, parece conveniente empezar a hacerse a la idea. No está muy claro, de todos modos, para qué nos jubilamos.
Lo ideal sería pensar que nos desprendemos de las ataduras laborales cuando aún nos quedan fuerzas y ganas para hacer otras cosas, y no solamente para morirnos. Y que, cuando desaparece la obligación de fichar a las ocho y permanecer la mayor parte del día en una fábrica o una oficina, es el momento de atender viejas aspiraciones postergadas: hacer un largo viaje, por ejemplo, o desarrollar nuestras capacidades artísticas... Lo ideal sería llegar a la edad de jubilación con esos ímpetus, y confiar en la estadística para contar con los veinte o veinticinco años de vida que ésta todavía nos concede.
Ser como esos jubilados europeos que conocieron la prosperidad de los años sesenta y terminaron sus días en plácidas urbanizaciones mediterráneas, sacando a pasear el perro y comprando The Times en el quiosco de helados.

No parece que ése vaya a ser el caso. No quiero pensar en qué estado llegaré a los setenta sin haber parado de trabajar: ya los cuarenta y tantos me pesan lo suyo. Fue la mía una generación numerosa: cuando niños, copamos los colegios, como luego copamos los empleos e impusimos nuestros gustos en la moda y en el ocio. Ahora, si nuevos embates de la economía no terminan de arrebatarnos los puestos de trabajo que ocupamos, vamos a envejecer en ellos.
Imagino el panorama: cuando un hombre joven dentro de veinte años vaya al médico, se encontrará con que éste probablemente sea un anciano; sus hijos tendrán profesores ancianos; sus padres no podrán ejercer de abuelos porque tendrán todavía obligaciones laborales que atender. Y como seremos muchos, los gustos, modas y valores de esa sociedad de ancianos en activo serán los de una gerontocracia. Una Europa de viejos asidos a sus puestos, como los políticos de ahora, y a los que nadie empujará para que hagan sitio. A ver cómo se lo toman los jóvenes.


Publicado el pasado martes en Diario de Cádiz