Un Blues

Un Blues
Del material conque están hechos los sueños

31 ago. 2016

Bellisima

 Diana de Gales y Catherine Walker

Diana Bella


Una foto entrañable

 diana-7

El bonito gesto del equipo de infantiles del Barça con sus rivales japoneses

Los futbolistas del F.C. Barcelona consolaron a los de un conjunto nipón en la World Challenge Cup de Tokio.

Los jugadores del equipo de infantiles del F. C. Barcelona dieron una lección de deportividad a los más grandes tras ganar a un conjunto nipón en la final de la World Cup Challenge, que se disputó este domingo en Tokio, en Japón.
 Los canteranos azulgranas pasaron de celebrar la victoria por 1-0 a animar a sus desconsolados rivales del Omiya Ardija con abrazos y palabras de aliento. 
Un bonito gesto para terminar un campeonato en el que los más pequeños del Barça encadenaron notables victorias, como la de semifinal, en la que derrotaron por cuatro goles a cero a uno de los favoritos, el Tokio Verdi.

 

Los jugadores del equipo de infantiles del F. C. Barcelona dieron una lección de deportividad a los más grandes tras ganar a un conjunto nipón en la final de la World Cup Challenge, que se disputó este domingo en Tokio, en Japón. Los canteranos azulgranas pasaron de celebrar la victoria por 1-0 a animar a sus desconsolados rivales del Omiya Ardija con abrazos y palabras de aliento. Un bonito gesto para terminar un campeonato en el que los más pequeños del Barça encadenaron notables victorias, como la de semifinal, en la que derrotaron por cuatro goles a cero a uno de los favoritos, el Tokio Verdi.

EpiPen, la inyección que se convierte en símbolo de los abusos de farmacéuticas.................. Sandro Pozzi

Los Congresistas y el Gobierno de EE UU acusan de avariciosa y egoísta a Mylan por aprovechar su monopolio para subir un 400% el precio de un producto para alérgicos.

 

Un autoinyector para ataques de alergia EpiPen. GEORGE FREY EFE/Vídeo:CNBC
La farmacéutica Mylan vende en Estados Unidos el producto perfecto. 
 Se llama EpiPen.
 Los padres de niños alérgicos lo tienen siempre a mano para casos de emergencia.
 Los restaurantes también guardan este autoinyector de epinefrina en sus botiquines para responder a crisis severas de clientes. Además, caduca al año, por lo que hay que renovarlo periódicamente.
 Cuesta muy poco producirlo y los rivales no fueron capaces de replicar su tecnología.
 Este cóctel le permite a la empresa amasar una fortuna e imponer el precio que quiera. 
Y así, EpiPen ejemplariza también de los problemas que arrastra el sistema sanitario de Estados Unidos.

El tratamiento en choques anafilácticos acaba de colocarse en el centro de un torbellino político en Estados Unidos tras disparar los precios más de un 400% en los últimos cinco años.
 La Casa Blanca acusa a la compañía que dirige Heather Bresch de poner sus intereses por delante de la salud de los más vulnerables. “Las farmacéuticas que se presentan como salvadoras de vidas con sus medicamentos dañan su reputación siendo egoístas”, lamentó el portavoz del presidente Barack Obama.

La candidata demócrata a las presidenciales, Hillary Clinton, también aprovechó el caso para poner el EpiPen como ejemplo de los excesos de las grandes corporaciones
 “Es un escándalo”, valoró, “este alza de precios no se justifica”. Varios miembros del Congreso de EE UU, en paralelo, exigen a la compañía que desclasifique el coste real de la producción y comercialización del fármaco. 
“Esto es avaricia con esteroides”, denuncia el independiente Ron Paul.

El EpiPen genera ventas anuales por valor de 2.000 millones de dólares, de los que unos 1.000 millones se los queda Mylan. 
Es de lejos su tratamiento estrella, al generarle la mitad del beneficio operativo.
 La farmacéutica se hizo con el EpiPen hace menos de una década, cuando adquirió el negocio de genéricos de Merck por 6.700 millones
 Entonces generaba solo 200 millones en ventas, una cantidad modesta cuando se los 24.000 millones que tenía Merk de cifra de negocio en 2007.
Heather Bresch, hija del senador Joe Manchin, vio rápido el filón y ejerció una intensa campaña en el Congreso de EE UU para que se adoptara una legislación que llevara el EpiPen a los colegios y otros lugares públicos. 
También consiguió que la agencia del medicamento cambiara las guías para las recetas, lo que de golpe disparó las ventas mientras desarrollaba una astuta campaña publicitaria.
 Eso hizo que el EpiPen se considerara tan indispensable como un desfibrilador. 
Se calcula que en EE UU hay 43 millones de personas a riesgo de sufrir alergias severas. 
 Pero los rivales de Mylan están teniendo gran dificultad para ofrecer una alternativa. 
Sanofi tuvo que retirar el mercado el Auvi-Q hace un año por problemas con las dosis mientras la agencia del medicamento rechazó el genérico rival de Teva y de Adamis. 
En Europa, sin embargo, sí hay dos alternativas.

Diana de Gales, en el recuerdo

La princesa, que murió con 36 años, habría cumplido 55 este viernes.

 

Una de las primeras fotos de Diana de Gales, en 1980 tomada poco después de saberse que era la novia del príncipe Carlos. Entonces ella trabajaba en una guardería. 
Una de las primeras fotos de Diana de Gales, en 1980 tomada poco después de saberse que era la novia del príncipe Carlos. Entonces ella trabajaba en una guardería..
 




La primera foto de la pareja tomada en 1981, en Escocia. 

La primera foto de la pareja tomada en 1981, en Escocia.



Diana de Gales y Carlos de Inglaterra, en el balcón de palacio el día de su boda el 29 de julio de 1981. 

 Diana de Gales y Carlos de Inglaterra, en el balcón de palacio el día de su boda el 29 de julio de 1981.


Diana visitó Calcuta y quedó atrapada por lo que vio. De allí nació una gran relación con la madre Teresa. 
Diana visitó Calcuta y quedó atrapada por lo que vio. De allí nació una gran relación con la madre Teresa.

El nacimiento de Guillermo, segundo en la línea de sucesión al trono dio un respiro a la relación complicada de sus padres.  
 El nacimiento de Guillermo, segundo en la línea de sucesión al trono dio un respiro a la relación complicada de sus padres.

La princesa de Gales desveló en una entrevista en 1995 que en su matrimonio eran tres, en referencia a Camilla, la amante de su marido y hoy su segunda esposa. Los gestos de desafecto en público era habituales antes del divorcio.

La princesa de Gales desveló en una entrevista en 1995 que en su matrimonio eran tres, en referencia a Camilla, la amante de su marido y hoy su segunda esposa.
 Los gestos de desafecto en público era habituales antes del divorcio.


La foto oficial tomada tras el bautizo de Enrique de Inglaterra,el segundo hijo de Carlos y Diana. 

La foto oficial tomada tras el bautizo de Enrique de Inglaterra,el segundo hijo de Carlos y Diana.


  • El matrimonio de Carlos de Inglaterra y Lady Di vivió pocos momentos de felicidad. Este fue uno de ellos.
    El matrimonio de Carlos de Inglaterra y Lady Di vivió pocos momentos de felicidad. Este fue uno de ellos. GTRES
     
    Lay Di tenía pasión por sus hijos, Guillermo y Enrique. Fue una madre que rompió las normas de la rancia aristocracia británica. Lady Di tenía pasión por sus hijos, Guillermo y Enrique. Fue una madre que rompió las normas de la rancia aristocracia británica.
      

Diana en el verano de 1997 en la Costa Azul, días antes de su muerte. 
Diana en el verano de 1997 en la Costa Azul, días antes de su muerte.






Tras su separación del Carlos de Inglaterra, Diana vivió una época de esplendor. Cambió su peinado y su estilo de vestir.Tras su separación del Carlos de Inglaterra, Diana vivió una época de esplendor. Cambió su peinado y su estilo de vestir.



Diana de Gales, en una de sus últimas foto tomadas por Mario Testino.
Diana de Gales, en una de sus últimas foto tomadas por Mario Testino. 



La Guardia Civil intenta reconstruir los últimos pasos de Diana Quer.......................................... S. R. P.

Los investigadores se niegan a confirmar si hay alguna hipótesis ya descartada.


El coronel Javier Jambrina, en un coche con el cartel de búsqueda de Diana Quer.
Buenas expectativas y una gran decepción. 
Podría decirse que prácticamente todos los medios de comunicación con implantación en Galicia han acudido puntuales esta mañana a la convocatoria de prensa que envió el gabinete de la Guardia Civil en A Coruña. 
Ya se advertía en la nota que no se trataba de una rueda y que no se iba a revelar nada que pudiese vulnerar el secreto del sumario.
 Pero el coronel jefe de la comandancia iba a comparecer ante los micros después de reunirse con el equipo de la Policía Judicial que trabaja estos días en el caso Diana Quer con base de operaciones en el cuartel de Boiro (A Coruña), y todo apuntaba a que la cita iba a servir, al menos, para saber si hay hipótesis que se descartan a los 10 días de su desaparición.
 Efectivamente, el coronel Javier Jambrina ha salido al sol para saludar a los medios. 
Pido disculpas y comprensión" por el "silencio informativo", ha dicho al comienzo de lo que ha definido como "contacto informal" con la prensa. "Podría ser contraproducente" para la investigación, se ha justificado. Además, ha recordado, "tras este caso hay una familia... una familia que está sufriendo y que, cualquier noticia que se revele, o le crea falsas expectativas en algún caso, o al contrario: la desmoraliza".
A la pregunta acerca de las pistas o hipótesis que se descartan (entre la posibilidad de una marcha voluntaria que quizás -o no- luego se torció, una desaparición forzosa que podría derivar -o no- en homicidio, un accidente o un suicidio), Jambrina ha zanjado: "No puedo contestar". 
Y tampoco ha dicho nada acerca de los lugares de rastreo ni sobre la naturaleza de lo que se busca.
 La Dirección General de la Guardia Civil, a través del mando de operaciones, "está siguiendo puntualmente las investigaciones", ha apuntado sin más detalles, y está "facilitando todos los medios tanto humanos como técnicos que se están precisando": 
"Recursos locales, regionales y nacionales".
 Sobre los voluntarios que esta tarde se reúnen en el Ayuntamiento para organizar batidas a partir de mañana, ha aclarado:
 "No las hemos solicitado... Hemos accedido a que participasen porque había mucho interés".
Mucho más elocuente que el coronel, que ha cortado rápidamente las preguntas apelando al secreto del sumario, era la nota de convocatoria, en la que sí se daban algunas pautas de cuáles son los pasos que se están siguiendo esta semana.
 "No se dará información sobre los datos técnicos de la investigación", advertía el escrito, "lo cual comprende testimonios, actividad del móvil de Diana o sus posibles últimos movimientos, así como otros datos técnicos en la misma línea". 
Esta segunda parte confirma algunas de las informaciones que van saliendo a la luz pese al razonable hermetismo de los investigadores. 
La Guardia Civil, que ha intensificado de manera evidente su despliegue en la zona, intenta reconstruir los últimos pasos de Diana en la madrugada del lunes 22 de agosto, en especial entre las tres y las siete de la mañana.
Hoy, una portavoz oficial ha destacado que por el momento se están buscando "indicios" que puedan llevar a la joven, y que las tareas de rastreo, por tierra, mar y aire, no se centran en hallar un cadáver. En el mar trabajan una patrullera de la Guardia Civil y la Infantería de Marina.
 Por tierra, agentes y "varios perros" sobre los que tampoco se ha querido revelar la procedencia ni en qué tipo de rastros están especializados.
 La comarca de O Barbanza, donde se encuentran tanto Boiro como A Pobra do Caramiñal, el municipio de veraneo de Diana Quer, son sobrevolados de la mañana a la noche por un helicóptero del instituto armado. 
El aparato ha pasado varias veces sobre las cabezas de los periodistas congregados para la cita con el coronel.


Pero el mando de la Guardia Civil no ha querido aclarar nada. "
 Después, el mando llegado desde A Coruña se ha marchado con otro agente en un todoterreno del cuerpo que llevaba pegado en los cristales el cartel de búsqueda de la chica de Pozuelo de 18 años.
Mientras los medios dan puntual información acerca de cada capítulo de la desaparición de Diana, también sobre el desaliento y el nerviosismo que va cundiendo en sus padres y, sobre todo, en su hermana menor, la familia del hombre de 30 años que falta desde el pasado día 25 de su casa de Baiona (Pontevedra) ha publicado un comunicado en el que pide para él el mismo trato que para Quer.
Los padres de Iván Durán Valverde reclaman más medios y colaboración para encontrarlo y hacen un un llamamiento al resto de España por si alguien pudiese tener información sobre su paradero. 
Piden a la sociedad y a las fuerzas del orden que "se vuelquen" igual que con la chica madrileña para que "los dos vuelvan a casa sanos y salvos".
 "Ambas desapariciones son de una persona mayor de edad que falta en extrañas circunstancias, ambas deberían tener la misma difusión en televisión y la de Iván no la está teniendo", lamentan. Según personas cercanas a la familia, el despliegue oficial de medios de búsqueda es muy inferior, y se está compensando con amigos, vecinos y voluntarios del municipio.
 La familia denuncia la "descoordinación" del operativo, y critica que, cuando se solicitó una unidad canina de rastreo, se le comunicó que "solo había un equipo en Galicia" y que estaba "ocupado" buscando a Diana Quer. 
"Pero resulta que sí había otra unidad canina, la de Protección Civil de Vigo, con la que, gracias al interés del equipo particular de búsqueda, se contacto este martes", dicen. 
 Mientras tanto, se ha "perdido un tiempo muy valioso".
 Iván Durán Valverde es moreno, de complexión delgada y casi alcanza los dos metros de altura.
 Se sabe que su desaparición ha sido voluntaria por una nota de advertencia que dejó escrita y porque él mismo bloqueó su presencia en las redes sociales.

 

Tener ‘Una mente maravillosa’ cuesta cuatro millones de dólares.................................. Mateo Sancho Cardiel

Sotheby's subasta el premio Nobel del matemático John F. Nash, cuya vida se llevó al cine y obtuvo un Oscar en 2001.

 



El coleccionismo no encuentra fronteras y los premios Nobel se han convertido en mercancía codiciada en las subastas.
 La casa Sotheby’s de Nueva York sacará el 17 de octubre al mejor postor la medalla que le concedieron en 1994 al matemático John F. Nash, cuando obtuvo el Nobel de Economía.
 Los cálculos es que alcance entre 2,5 y 4 millones de dólares ( 2,2 y 3,5 millones de euros)
. El récord en esta suerte de coleccionismo científico lo tiene el mismo premio en Medicina que obtuvo el científico estadounidense y codescubridor del ADN James Watson, que se vendió por 4,7 millones de dólares (4,2 millones) en 2014, en este caso en la casa Christie's.
 Un año antes se vendió el premio de Francis Crick, que lo compartió con Watson por el mismo descubrimiento, pero entonces apenas alcanzó la mitad.
 Nash fue el creador de la teoría de juegos y consiguió con ello la medalla y un diploma, que se subastarán junto a las cartas oficiales y su caja roja.
 El reclamo es doble en esta ocasión, puesto que el científico saltó a la gran fama tras el estreno, en 2001, de la película que Ron Howard hizo sobre su vida: Una mente maravillosa.
  También entonces se logró el máximo galardón: un Oscar. 
Pero la estatuilla no podría salir a subasta porque la Academia de Hollywood prohibió en 1950 la venta de los galardones que se dieran a partir de ese año para evitar especulaciones económicas y solo permite cambiarlos por el precio simbólico de 1 dólar.
Cuatro años antes, en 1946, Harold Russell,  veterano de la Segunda Guerra Mundial, obtuvo el Oscar al mejor actor secundario por Los mejores años de nuestra vida, de William Wyler, y en 1992 revendió la estatuilla en venta privada por 60.500 dólares (54.331 euros) para costear los gastos médicos de su mujer enferma. 
La Academia intentó disuadirle, pero él fue tajante: “No entiendo por qué alguien puede criticarme. La salud de mi mujer es mucho más importante que cualquier razón sentimental. La película seguirá allí, con o sin este Óscar”, dijo.
El coleccionismo científico es el que está empujando estas pujas de premios Nobel, algo que no logran esos mismos premios cuando pertenecen a otras áreas. 
El lote con el premio Nobel de Literatura de William Fulkner en 2013 no encontró comprador y solo se pagaron 12.200 euros por el premio Nobel de la Paz del político francés Aristide Briand, conseguido en 1926 y subastado en 2008.
En la Academia sueca no encuentran inconvenientes a la venta en subastas de sus premios, al contrario de lo que ocurre con la Academia de Hollywood. 
Las estatuillas, si se venden se compran en el mercado negro.
 Los que intentaron sacar dinero de alguna obtenida tras la prohibición de 1950 se han visto en aprietos, Fue el caso de Joan Fontaine por Sospecha
El premio fue retirado de la venta de Christie’s en diciembre de 2014 a pesar de que era el lote estrella, anunciado a bombo y platillo en la puja por la herencia de la actriz, con estimaciones de venta entre 200.000 y 300.000 dólares (179.580 y 269.378 euros).

Gigi Hadid debuta en el listado de las mejor pagadas de ‘Forbes’

La modelo, de 21 años, ocupa el quinto puesto del ránking de las modelos que más ingresos reportaron de junio de 2015 a junio de 2016.

 
Gigi Hadid, ocupa el quinto puesto en la lista de las modelos mejor pagadas. Cordon press

 En cuestión de un año Gigi Hadid pasó de ser la "hija-amiga de" a ocupar un puesto en la lista de las 10 modelos mejor pagadas de la industria.

 La joven, de 21 años, melena rubia y piernas kilométricas ha ingresado por primera vez en el listado de las maniquíes que más engordaron sus cuentas bancarias entre junio de 2015 y junio 2016. 

Con 9 millones de dólares (8 millones de euros), ella ocupa el quinto puesto del ránking de la revista Forbes. 

Sus ingresos en gran parte se deben a los contratos que ha conseguido con Tommy Hilfiger y Maybelline.

Con su entrada al listado queda claro que las instamodelos han llegado para quedarse.
 El año pasado Kendall Jenner hizo su debut en la clasificación y este año repite.
 La hermana menor de Kim Kardashian ocupa el tercer lugar, mientras que la última ocasión ocupaba el 16º. Desde entonces, su salario ha pasado de 4 millones (3,5 millones de euros) en el 2015 a 10 millones de dólares (8,9 millones de euros) en 2016 en parte debido a contratos con Estée Lauder y Calvin Klein.
Sin embargo, el trono lo sigue teniendo Gisele Bündchen.
 La brasileña, de 35 años, ya dejó claro que no necesita pisar las pasarelas para ganar dinero
. Su belleza y naturalidad, sumado a la gran cantidad de contratos millonarios que amansa, la coloca por décimo año consecutivo a la cabeza de la lista de Forbes con 30,5 millones de dólares (27,4 millones de euros)

La industria de la moda ha dado un gran vuelco en los últimos años gracias a las redes sociales.

 Hoy por hoy no existe una modelo y una casa de moda que no se promocione en Instagram, Twitter, Snapchat o Facebook. Por eso no resulta nada raro que Hadid y Jenner se hayan convertido en las modelos más cotizadas pues con sus publicaciones las marcas se aseguran que su imagen llegará a millones de personas en el mundo.

 Esa sobreexposición también le han acarreado algunos problemas a las jóvenes. La top Stephanie Seymour cuestionó hace unos meses en Vanity Fair si las modelos que salen de las redes sociales deberían ser llamadas tops.

 Hadid, que no calla nada, pronto le respondió. Y lo hizo en Vogue, la biblia de la moda.

 “Es una manera que permite a la gente conocernos más allá de una foto en una página web.

 Nos han dado la oportunidad de desplegar nuestras alas en muchas otras industrias, y eso es gracias a que la gente nos conoce. Empiezan a entender las diferentes facetas de nuestra personalidad y de nuestro talento”, reconoció en la que fue su primera portada para la revista.

La Guardia Civil interroga a los amigos de Diana Quer en Madrid........................................ F. Javier Barroso

Los agentes de la Unidad Central Operativa preguntan a los allegados de Pozuelo de Alarcón.

Los agentes de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil han interrogado en Madrid, en los últimos días, a los amigos y allegados de Diana María Quer López-Pinel. La joven desapareció el pasado 22 de agosto mientras veraneaba con su familia en A Pobra do Caraminal (A Coruña).

Guardias civiles, en el dispositivo de búsquea de Diana Quer en A Pobra do Caramiñal. ÓSCAR CORRAL EFE

Este miércoles se cumplen 10 días desde que se le perdió el rastro a Diana Quer, una joven madrileña de 18 años que, estando de vacaciones en Galicia, se marchó a una fiesta y no volvió. 
La Comandancia de la Guardia Civil de A Coruña mantiene abiertas varias líneas de investigación y ha hecho varias batidas por los alrededores del municipio para intentar localizar a la joven, tanto por tierra como mar.
Los agentes de la UCO especializados en temas de delitos contra las personas y en desapariciones han preguntado a los amigos de la joven en Madrid si habían notado algo raro en los últimos días o si la joven les había comentado si tenía algún problema.
 Diana Quer reside con su hermana y sus padres en una urbanización de Pozuelo de Alarcón.
 Estudia en un instituto de Boadilla del Monte.
Los especialistas del instituto armado prefieren guardar silencio sobre los datos recabados tras hablar con los jóvenes, ya que cualquier información que se filtrara podría afectar a la investigación.
 Esta la dirigen los agentes de Policía Judicial de la Comandancia de A Coruña, que coordinan todos los trabajos de búsqueda.
El delegado del Gobierno en Galicia, Santiago Villanueva, ya anunció la semana pasada, tras la toma de posesión del nuevo comisario jefe de la Comisaría de Santiago de Compostela, que, pese a que el grueso de la investigación se centraba en A Pobra, también se iba a ampliar el ámbito de actuación fuera de Galicia.

 

Fantasía gótica....................................................................................El Pais Semanal

Joyas de ensueño, complementos a medio camino entre lo onírico y lo surrealista y vestidos de cuento de hadas. Piezas luminosas que proyectan un lado oscuro.


2083ModajoyasApertura 
Túnica color almendra, realizada en doble crepé y tul; tiara dorada en forma de serpiente, y brazalete dorado, todo de Valentino Haute Couture. / Fotografía de Alfonso Ohnur / Estilismo de Carolina Badía 




 
 Top sin mangas de encaje de crinolina bordado con cristales de Swarovski; falda de organza bordada con cristales de Swarovski; calcetines de elastán con cristales Swarovski; zapatos de pvc con detalles de seda y collar con cristales de roca, todo de Armani Privé. 
Reloj Imperiale  en oro rosa con pavé de diamantes, de Chopard. / Fotografía de Alfonso Ohnur / Estilismo de Carolina Badía
 
 
 
 
 
 
Vestido realizado en piqué blanco de Viktor & Rolf Haute Couture.
 Anillo en oro blanco, calzedonia blanca, plata rodiada de 18 quilates, 196 diamantes y ocho zafiros y, en la mano izquierda, pulsera en oro blanco, calzedonia blanca y plata rodiada de 18 quilates, 206 diamantes y nueve zafiros, ambos de Chaumet. / Fotografía de Alfonso Ohnur / Estilismo de Carolina Badía 
 
 
 
 
Vestido largo de crepé en color arena; pendiente en forma de abeja y funda para móvil de piel de caimán con bordado de cuentas y pedrería, todo de Chanel Haute Couture. / Fotografía de Alfonso Ohnur / Estilismo de Carolina Badía 
 
 
 
 
 
 Vestido de noche blanco realizado en gasa y seda, con apliques de cristales Swarovski de Atelier Versace. Collar Maillon Panthère en oro amarillo de 18 quilates engastado con 48 diamantes talla brillante; brazalete B-Love en oro rosa y oro blanco de 18 quilates engastado con 12 diamantes talla brillante, y pendientes Panthère en oro amarillo de 18 quilates, todo de Cartier. / Fotografía de Alfonso Ohnur / Estilismo de Carolina Badía.
 
 
 

30 ago. 2016

Más grande que su música....................................................................... Diego A. Manrique

Cosas que aprendí viajando a México: que bajo ningún concepto, aunque estuvieras rodeado de modernos y rockeros, podías burlarte de Juan Gabriel.

 Cosas que aprendí viajando a México: que bajo ningún concepto, aunque estuvieras rodeado de modernos y rockeros, podías burlarte de Juan Gabriel. El país entero había alimentado su fibra emocional con las canciones del Divo de Juárez, interiorizando su brava historia de chico pobre hecho a si mismo.

 Y ninguna broma con su sexualidad.

Juanga era el punto en que discrepaban los que mantenían una visión jerárquica de la República y los que apostaban por asumir la realidad.
 En 1990, el conflicto estalló cuando anunciaron que Juan Gabriel actuaría en el Palacio de Bellas Artes capitalino, entre murales de Rivera, Siqueiros y Orozco.
 Toda una conmoción: se veía como una degradación, el triunfo de la estética Televisa.
Allí se batió con valentía Carlos Monsiváis.
 Agudo observador de la cultura mexicana, había estudiado a Juan Gabriel en su libro Escenas de pudor y liviandad (1981), donde señalaba el prodigio de que un cantante amanerado hubiera conquistado el cariño de un país machista hasta la caricatura.
 Monsiváis afirmó que, por muy indignas que fueran Televisa y demás plataformas de la industria cultural nacional, allí florecían genuinos talentos.
Juan Gabriel estuvo moderado aquella noche de 1990.
 Cierto que, más adelante, se soltó la melena e invadió aquel sagrado escenario con batallones de mariachis, coristas y bailarines (no, no traficaba en sutilezas).
Terminé conociéndole en Barcelona, cuando recibíamos el premio Ondas. 
 Parecía dolorido ante el hecho de que no se le tratara como lo que seguramente era (la mayor estrella en aquel evento).
 Poseía una lengua venenosa, que disparaba certeramente. Al final, se apaciguó: resultó que teníamos amigos comunes, como el productor Jorge Álvarez.
Álvarez contaba y no paraba. 
Le había acompañado por el México profundo, actuando en palenques, entre peleas de gallos y la ocasional balacera.
 Pero Juan Gabriel imponía su tregua. Estaba, literalmente, por encima del bien y del mal
Según Álvarez, volvía con su jet privado a Estados Unidos y los policías gringos –muchos, con apellidos hispanos- le rendían pleitesía.
Había sido el dique de contención ante la invasión musical anglófona: renovó el repertorio de rancheras, boleros y baladas. Ahora, ocasionalmente, hasta aceptaba el rock. 
Una de sus últimas grabaciones fue la adaptación del Have you ever seen the rain?, de Creedence Clearwater Revival: la fatalista reflexión de Fogerty sobre los ciclos de la vida se había convertido en un insípido himno al sol. Cosas del Juanga.


 

La mejor novela española de los últimos cincuenta años.........................................Raúl Cazorla

Juan García Hortelano, Carlos Barral, Gabriel García Márquez, Mario Vargas Llosa, Isabel Mirete, Salvador Clotas y J. M. Castellet, 1979. Fotografía cortesía de Planeta de Libros.
Juan García Hortelano, Carlos Barral, Gabriel García Márquez, Mario Vargas Llosa, Isabel Mirete, Salvador Clotas y J. M. Castellet, 1970. Fotografía cortesía de Planeta de Libros.

La mejor novela española de los últimos cincuenta años

Publicado por
Juan García Hortelano, Carlos Barral, Gabriel García Márquez, Mario Vargas Llosa, Isabel Mirete, Salvador Clotas y J. M. Castellet, 1979. Fotografía cortesía de Planeta de Libros.
Juan García Hortelano, Carlos Barral, Gabriel García Márquez, Mario Vargas Llosa, Isabel Mirete, Salvador Clotas y J. M. Castellet, 1970. Fotografía cortesía de Planeta de Libros.


1. Los rivales
Dar premios es fácil, lo complicado es que nos pongamos de acuerdo en los elegidos —como los trabajadores de la tienda de discos de Alta fidelidad, que componían listas en torno a los criterios más disparatados— y, si bien no existen razones para que los libros, los discos, las pelis, compitan entre sí, aunque no exista tal cosa como «La mejor novela española de los últimos cincuenta años», supongo que hacen falta de vez en cuando carteles, anuncios de neón, campanadas. Quién teme al premio feroz, me pregunté una vez, cuando en principio solo parece haber ventajas en los concursos:
 ganan los premiados, los medios tienen un estupendo evento informativo, la editorial consigue la carta de la promoción, los lectores escuchan nuevos nombres. 
Los únicos que pierden, claro, son los no premiados, qué tontería más obvia, pues esta falta de reconocimiento público se convierte en ocasiones en causa de ostracismo editorial, criba de lectores o, peor aún, un progresivo silencio literario según pasan los años.
A la hora de seleccionar el título de este artículo, yo ya había decidido mucho tiempo antes, sin pasar por ningún complejo sistema de selección, cuál era, a mi juicio, la mejor novela española de los últimos cincuenta años («española» se usa aquí solamente con su valor de gentilicio, por supuesto). Hice trampas, pues. 
Mi objetivo no es la tiranía de los nombres —la jerarquía en la literatura es absurda—, sino conseguir su atención sobre esta novela, que hablemos de por qué es excepcional y merece más lectores, aunque hayan pasado cuarenta y cuatro años desde su publicación.
 No hace falta consenso, al fin y al cabo: esto no es una lección de anatomía, solo juegos de palabras.
Para aligerar la trifulca, para que este texto no fuera un repaso al canon de los últimos cuarenta años, por el que aún tiene que pasar tiempo, me he centrado en los grandes títulos de los sesenta (solo a partir de 1966) y setenta, el periodo de la gran eclosión de la narrativa española a mi juicio, impulsada por el boom editorial de la narrativa latinoamericana, y las décadas de la gran transformación social y cultural de la Península.
Empecemos con los santones. 
Tiempo de silencio de Luis Martín Santos, quizá la novela más radical estilísticamente publicada en los sesenta en España, se queda fuera del debate porque su primera edición es de 1961; Cela publicó durante esas décadas dos de sus novelas más reconocidas, San Camilo, 1936 (1969) y Oficio de tinieblas 5 (1973); Miguel Delibes, mucho más prolífico, publicó entre otras la famosa Cinco horas con Mario (1966; Las ratas es de 1962).

 Cualquiera de estas merecería el título, supongo, pero ya hemos dicho que a los consagrados no les hace falta más publicidad gratuita, así que, ¿para qué seguir?
 Además, creo ya haber insinuado lo suficiente que este premio obedece a mi falible criterio, y la verdad es que ni Cela, que es un prodigioso maestro de la lengua castellana, ni Delibes, un narrador nato con un prodigioso oído para el castellano, están entre mis clásicos personales. A cada cual, lo suyo, que decía Sciascia.
Una de las que puntúan más alto de aquellos años para mí es Parte de una historia (1967), de Ignacio Aldecoa, la última novela de su autor antes de su muerte en 1969.
 Me sorprende que no sea más conocida: prodigioso relato ambientado en una isla de pescadores cercana a Isla Mayor (trasunto ficticio de Lanzarote), está escrita en una prosa cuidadísima, afilada como un cuchillo, que no cae nunca en topicazos retóricos ni en simplicidades. 
Más famoso como cuentista, Aldecoa demostró con Parte de una historia que dominaba el género de la novela (corta) con una soltura apabullante. Lo que acaso se viera en algún momento como defecto (es una especie de diario de viaje y, por tanto, se sale del realismo social imperante) se ha convertido en una de sus grandes virtudes: una novela sobre el destino inevitable (el individual y también el colectivo) contada con atmósferas de trazos opresivos y nítidos.
La novela galardonada más previsible sería Si te dicen que caí (1970), de Juan Marsé, quizá la mejor novela de los últimos cincuenta años si esto fuera la lista de un jurado académico y no la de un solo lector
. Después de haber publicado varias novelas magníficas, Marsé decide dejarse la piel en esta y darlo todo. 
Aquí, con una prosa en su plenitud, está concentrado el microcosmos de su literatura: la necesidad de la invención y del juego conjugada con la recuperación de la memoria, a menudo también recreada y ficticia; los personajes desamparados, los buscavidas, los que pelean por saber quiénes son; y, sobre todo, un narrador portentoso que fabula entre los recuerdos y la ficción, entre la ilusión de la fuga y la realidad más descarnada de la posguerra.
 A Marsé, en cualquier caso, no le faltan lectores ni reconocimiento, labrado con un largo historial narrativo, así que sigo pensando que el premio le hace falta más al otro.
Imagino que también debería entrar en la disputa cualquiera de las novelas de Benet de este periodo, Volverás a Región (1967) y Una meditación (1970), aunque yo tengo debilidad por esta última, con esa frase de una musicalidad hipnótica con la que empieza:
 «De entre todas las quintas de la vega del Torce, al norte de Región, la de mi abuelo, con ser de las más modestas, era una de las mejor emplazadas». 
Maravillosa descomposición del hilo narrativo, con una voz que juega a la digresión constante y a las oraciones interminables, Una meditación es una piedra de sol de nuestra lengua, menos reconocida de lo que se merece, pese a que a mi juicio pierde por KO contra la ganadora si se valoran otros factores que debe tener una gran novela, como olfato para rebuscar en la basura y ahondar en el corazón de los humanos.
 A Benet, el grand style, como él siempre reivindicó, le pierde, para bien y para mal.
De las que he leído de Francisco Umbral, otra bestia parda de los setenta, la que más me impresionó con diferencia fue Mortal y rosa (1975), un bellísimo artefacto a medio camino entre el diario, el libro de apuntes y el ensayo literario.
 Curioso que sea el libro que mejor ha sobrevivido al prolífico Umbral, un estilo más que un narrador, quizá porque las páginas escritas a raíz de la muerte de su hijo pequeño están escritas con una rabia contra la literatura que trasciende la retórica y el jugueteo verbal que tanto encandilaba a Umbral.
 Además, un libro a veces se cruza en nuestra biografía, tiene el peso de una amistad o de un suceso, y adquiere un valor de lupa desde la que mirar los placeres y los días; en mi caso me pasó con Mortal y rosa, así que no soy, no puedo ser, neutral con él.
¿Y Goytisolo? El eterno desplazado, el más secreto, pese a ser un inmenso dotado para los vericuetos de la lengua, Goytisolo lleva años haciendo una obra rigurosa, encarnada en la libertad de la poesía más que en la narración. 
 De los setenta es nada menos que la trilogía del mal, que incluye esa belleza llamada Reivindicación del conde Don Julián (1970), de la que solo recuerdo, sin embargo, la espesura de los signos y un viaje, bastante solipsista, hacia uno mismo.
 Altamente recomendable para lectores escogidos.
 No es mi caso, me temo.
Por cierto, que en 1975 se publicó La verdad sobre el caso Savolta, de Eduardo Mendoza, de la que alguien ha dicho que es la gran novela de los últimos cuarenta años.
 Yo, en cambio, que leí en la adolescencia El misterio de la cripta embrujada (1978), y guardo esa lectura como un tiempo de felicidad absoluta, me he quedado a medias con La verdad varias veces. Prometo volver.
Y, en fin, seguro que hay muchos otros, todos grandes, que ahora no me vienen a la cabeza o que a lo mejor no he leído, que es lo más probable, pero, después de todo, esto ya estaba decidido de antemano: de estos años prodigiosos para la literatura española, la más grande, la más ambiciosa, la que sacó todo el talento que llevaba su autor dentro, es El gran momento de Mary Tribune, de Juan García Hortelano 
. No me digan que no estaba cantado.


2. Juan
oie_Ky8U7GPhqpKd
Juan García Hortelano, el editor Jaime Salinas y Mario Benedetti, 1982. Fotografía cortesía de Alfaguara.

Verdades, mentiras e infinitos cabos sueltos en el ‘caso Diana Quer’..................................... S. R. P.

Pese a la aparente falta de noticias, la investigación ha dado un giro. Ahora la Guardia Civil pide voluntarios para rastrear los montes y también busca en el mar.

Una patrullera de la Guardia Civil realiza labores de búsqueda, ayer lunes, en la costa de A Pobra.
Después de una semana de indagaciones, la Policía Judicial de la Guardia Civil sigue sin tener ninguna prueba concluyente de lo que pudo sucederle a Diana Quer en la madrugada del lunes 22 de agosto
. Sin embargo, algo ha cambiado en los últimos días.
 Ahora se sabe con certeza que la chica, de 18 años, dio señales de vida más allá de las 2.43, cuando envía un WhatsApp a un amigo de Madrid, porque volvió a comunicarse con su móvil hacia las 3.30.
 Algunos testigos señalan que fue vista de nuevo en el centro de la villa costera en la que veranea su familia, A Pobra do Caramiñal (A Coruña), horas más tarde. 
Uno, en concreto, ha declarado que se la encontró a las siete pero vestida con una ropa distinta, posiblemente un mono negro, como si la muchacha se hubiera cambiado.
La familia descarta el suicidio y el secuestro a cambio de dinero. Tampoco considera posible una marcha voluntaria y habla una y otra vez, desde el primer instante, de “retención ilegal”.
 “Todas las hipótesis siguen abiertas”, se reitera cada día desde la Guardia Civil. 
 La noticia sigue siendo que no hay noticia de Diana María Quer López-Pinel, pero al menos empieza a descartarse alguna opción de las que parecían tener mayor peso la semana pasada. 
Y aunque al principio también semejaba poco probable que la chica continuase en A Pobra, desde este lunes se han redoblado los rastreos y se han extendido a la ría de Arousa, con la intervención de la Infantería de Marina.
 Después de una semana rechazando los ofrecimientos, al fin esta mañana los investigadores han pedido voluntarios para realizar batidas a partir del jueves en todo el municipio.
 Las personas que quieran colaborar están convocadas a una reunión para organizar los grupos mañana en el Ayuntamiento de A Pobra a las 20.30 horas.
 Entre tanto pasan los días, y atrás van quedando algunas pistas falsas mientras van ganando relevancia otras en medio de un mar de dudas y cabos sueltos. 


El móvil de Diana. El registro de las llamadas entrantes y salientes del teléfono de la chica puede acabar aportando muchas claves. 
Esa noche de verbena, penúltima jornada de las fiestas locales de A Pobra, Diana salió con dos amigas de las que se despidió antes de las dos y media.
 Su madre la llamó a las 1.21 horas, dice que para preguntarle si quería que fuese a buscarla.
 La chica, según el mismo relato, le contestó que no hacía falta, que regresaba enseguida a la urbanización.
 En teoría, Diana tenía poca batería y a la mañana siguiente, cuando su madre presentó la denuncia por su desaparición, el aparato ya no daba señal. 
Hasta ahora se creía que su última conexión había sido a las 2.43, el momento en que envía unos whatsapps aparentemente alarmantes a un amigo.
 Pero ahora hay constancia de que volvió a utilizar su terminal media hora más tarde.
El hallazgo del DNI. El DNI apareció en un bolso de Diana, dentro del chalé adosado en el que veranea con su madre y su hermana, el pasado fin de semana.
 A pesar de que la Guardia Civil ya había inspeccionado su dormitorio, el carné no se localizó al principio.
 También existen dudas acerca de una prenda de ropa con la que supuestamente había salido aquella noche y que aparece recogida en la descripción física difundida tras su desaparición.
 La prenda estaba en casa. La familia añade que la chica no llevaba tarjetas de crédito y cree que salió únicamente con 20 euros en metálico.
 La falsa alarma del último WhatsApp a un amigo.
 La Guardia Civil resta ahora importancia a los whatsapps enviados por Diana entre las 2.40 y las 2.43 de la madrugada del lunes.
 En ellos, la veraneante contaba a un amigo de Madrid que se estaba "acojonando" porque un hombre la "llamaba" por la calle.
 El hombre le decía, según ella, "morena, ven aquí". El supuesto perseguidor fue localizado gracias a los testimonios de otras chicas de A Pobra, que declararon ante los investigadores que esa noche de fiesta habían sufrido el acoso de un individuo moreno, alto y con un tatuaje.
 Un hombre acompañado de otros dos que se dirigía a las mujeres en los mismos términos: "Ven aquí, morena". El sospechoso quedó descartado después de reconocer ante los agentes que tiene por costumbre meterse de esa forma con las muchachas y negar su implicación en la desaparición de la joven. 
Además, ahora se sabe que, aunque Diana nunca respondió al siguiente whatsapp que le mandaba su interlocutor, sí siguió dando señales de vida por el móvil.

La disputa doméstica
La Guardia Civil tuvo que saber por testimonios de otros vecinos de A Pobra que el jueves de la semana anterior a la desaparición de Diana se produjo una riña muy fuerte entre ella, su hermana y su madre.
 Tras la discusión, estas dos últimas acudieron en busca de asistencia médica al centro de salud.
 Esta escena descrita por varias personas, y la supuesta advertencia de la chica de que se marcharía de casa, respaldan una de las hipótesis que a estas alturas siguen en pie, la de una presunta desaparición voluntaria de Diana Quer, una ausencia temporal que, por alguna causa, luego se truncó y algo le impidió regresar. 
Pero su familia lo ha negado siempre.
 Reconocen la bronca familiar pero le quitan entidad. La madre declara que su hija estaba apegada a ella y era muy dependiente del hogar.
El camino sin huellas.
 No se ha hallado ningún rastro de violencia, ningún elemento, nada material, que dé pistas de lo que pudo pasar en la madrugada del lunes 22. 
No se descarta todavía que la chica llegase a su casa antes de desaparecer, ni que cuando volvía a su domicilio de verano algo la hiciese regresar al pueblo.
 Entre la explanada en la que se celebraba la fiesta de O Carme dos Pincheiros y su chalé en el lugar de O Xobre-Cabío hay solo dos kilómetros.
 Un testigo aseguró ya el primer día que la vio delante de una pizzería situada al final del paseo marítimo, a 1.100 metros de su casa y en el itinerario más razonable para llegar a ella.
 Serían, aproximadamente, las 2.30 horas.
 Ahora, otros testimonios la ubican horas más tarde de nuevo en el centro.
 Una persona dice habérsela topado incluso al amanecer pero vestida con otra ropa.

Rastreo por tierra, mar y aire. Los rastreos fueron aparentemente tibios durante la primera semana.
 Existía la sospecha de que Diana Quer no se encontraba en A Pobra.
 La Guardia Civil solo empleó un perro adiestrado en seguir el rastro de personas vivas y rechazó en un principio la colaboración del Ayuntamiento, que ofrecía el despliegue de miembros de la policía local y Protección Civil.
 Pero ahora algo ha cambiado.
 Desde el domingo, se han empleado en la búsqueda de la chica (o de pistas que lleven a ella) un helicóptero y una barcaza de la Guardia Civil, y ayer se sumó en la búsqueda por la ría la Infantería de Marina. 
Hoy los agentes han pedido voluntarios, vecinos que se presten a echar una mano para organizar el despliegue en los montes de la zona que se descartó la semana pasada.
Las entrevistas a sus amigos de Pozuelo. Además de la información telefónica, las principales pistas que han movido a los investigadores en una u otra dirección son las declaraciones prestadas ante la Guardia Civil por vecinos de A Pobra y amigos de la chica.
 Fuera de Galicia, los agentes entrevistaron a su círculo de amistades.
 Diana Quer, residente en Pozuelo de Alarcón, probaba a abrirse paso como modelo mientras estudiaba bachillerato en un centro de Boadilla del Monte
. En estas localidades madrileñas tenía a casi todos sus amigos
. En A Pobra llevaba veraneando 15 años con su familia; desde hace unos cuatro años, tras el divorcio de sus padres, solo con su madre y su hermana. 
Este verano pasó unos días en Ibiza con su progenitor, y luego regresó como siempre a A Pobra, donde se había apuntado en una autoescuela e intentaba este mes aprobar las pruebas del carné de conducir.

 

Sara Sampaio, contra los paparazis que la sacaron en toples

La modelo de Victoria's Secret defiende en una carta su derecho a la intimidad.

Sara Sampaio en el desfile de Tommy Hilfiguer en Nueva York, el pasado 2015.

 

La modelo portuguesa Sara Sampaiouno de los ángeles de Victoria's Secret, ha cargado contra los paparazis después de la publicación de unas fotos de sus vacaciones en Saint Tropez, en las que aparece tomando el sol en un baro sin la parte superior del bañador.
Las fotos imágenes publicadas en el Daily Mail han enfurecido a la modelo, que ha publicado en su perfil de Facebook una carta abierta a los fotógrafos que captaron y vendieron las imágenes.
 "Me siento violada", ha dicho Sampaio en el texto. "¿Cómo se sentirían si una mañana se encuentran en todo Internet fotos de su hija de 25 años haciendo toples?
 Ella no ha hecho nada malo, tomaba el sol, no estaba en un lugar público", comienza la carta abierta a los paparazzi
 ¿Cómo se sentirían si una mañana se encuentran en todo Internet fotos de su hija de 25 años haciendo toples?
La modelo, de 25 años, asegura que estaba de vacaciones en el sur de Francia y no sabía que había alguien "con un gran objetivo telescópico" fotografiándola.
Sampaio admite que algunos pensarán que es una figura pública y debería estar acostumbrada a ser fotografiada. "Hay una diferencia, sin embargo.
 Es mi trabajo, cobro por ser fotografiada, pero doy mi consentimiento". Remarca que todos tienen una vida profesional y otra privada, que debe ser respetada. 
"¿Qué tipo de sociedad es ésta en la que la gente cobra por espiar a los demás, fotografiarlos e invadir su privacidad? Como mujer joven, me siento violada". 
La modelo exige a la prensa que muestre más amor y compasión en estos casos.
 "A quienes vendieron mis fotos, de verdad espero que no llegue el día en que se levanten y encuentres fotos de vuestras hijas desnudas por toda la red".

En la carta, que ya han leído más de 20.000 personas,  recrimina a aquéllos internautas que han hecho comentarios atacándola por su figura. 
 “Yo tengo mi vida profesional y tengo mi vida privada. 
Todos nos vamos al trabajo, a algunos a una oficina, a algunos a un estudio, pero cuando llegamos a casa la gente debería respetar nuestra privacidad”.
Sara Sampaio comenzó su carrera como modelo profesional tras ganar el concurso Pelo Pantene de Portugal en 2007, con apenas 16 años.
 Está considerada como una de las mejores de su profesión que desarrolla por todo el mundo.
Muchos ven en ella a la nueva Adriana Lima.
Esta carta se suma a la de Renée Zellweger que se ha defendido de los medios de comunicación que hablan de sus cirugías plásticas y al artículo de Jennifer Aniston escribió sobre el acoso que sufre de la prensa que no para de preguntarle si está embarazada: “No estoy embarazada, estoy harta”, se quejó.

ASÍ SE RODARON LOS CLÁSICOS | BEN-HUR ¿Una de romanos? No: La de romanos Gregorio Belinchón

William Wyler dirigió a Charlton Heston en uno de los míticos, gracias a su carrera de cuadrigas, péplums de la historia del cine.

Charlton Heston, en la famosa carrera de cuadrigas.
Pocas veces una misma historia ha salvado dos veces la existencia de un gran estudio. 
Pocas veces un remake ha ganado el Oscar a la mejor película.
 Y pocas veces un filme ha logrado 11 estatuillas de la Academia de Hollywood.
 Ben-Hur no es solo una gran carrera de cuadrigas, sino una de esas obras titánicas, con descomunal derroche de talento y dinero, que aún hoy asombra, gracias a la dirección de William Wyler. 
El cineasta, conocido por sus extenuantes rodajes (repetía tantas tomas para cada plano que le conocían como Noventa tomas Wyler), el hombre que colocó a tantos actores ante el Oscar -aunque a sus espaldas se quejaran de sus métodos de trabajo-, fue el responsable de títulos como La loba, Los mejores años de nuestra vida, Cumbres borrascosas, La carta,Horizontes de grandeza, Vacaciones en Roma, El coleccionista o Ben-Hur.
En 1948 entró en vigor la ley antitrust que desmoronó a las grandes empresas de Hollywood.
 La nueva legislación prohibía que las majors poseyeran a la vez estudios, compañías distribuidoras y salas de cines. En definitiva, tenían que desgajarse. 
Y la llegada de la televisión pegaba al sofá a los espectadores.
 Para salvar los muebles, los directivos de la MGM recurrieron al mismo truco con el que en 1926 habían regateado la bancarrota: Ben-Hur.
El drama de Judá Ben-Hur, príncipe judío que vive en la misma época que Jesucristo y con el que se cruza en diversos momentos, surgió de la pluma de un general del ejército de la Unión, Lewis Wallace.
  En 1880 publicó Ben-Hur, una historia de Cristo, un best seller que una década más tarde ya era el segundo libro más vendido de la historia de EE UU tras la Biblia, con más de medio millón de ejemplares.
 Por si fuera poco, dos productores de Broadway la convirtieron en obra de teatro
En los 16 años que se estuvo la obra en cartel por todo Estados Unidos, la vieron 10 millones de espectadores y recaudó 20 millones de dólares.
Charlton Heston, en la famosa carrera de cuadrigas.


El desastre actual

Este viernes se estrena la sexta y última versión de ‘Ben-Hur’, coproducción de MGM y Paramount junto a Mark Burnett, productor de series de televisión de tema religioso.
 De ahí que Jesús (encarnado por Rodrigo Santoro) salga más en pantalla que en las versiones precedentes. Pero ha sido un desastre en taquilla: tras costar 100 millones de dólares solo recaudó en su primer fin de semana en cines 11 millones.
 . En 1907, la Kalem Company rodó una película de 16 secuencias (en un rollo) basada en la novela. Pero no tenía los derechos y los herederos del general, muerto en 1914, demandaron a la productora y ganaron el juicio. Por primera vez en la historia se reconoció el derecho a la propiedad intelectual.
Los herederos de Wallace demostraron ser bastantes perspicaces con los negocios. En 1923 vendieron los derechos al cine a la Goldwyn Company a cambio de un porcentaje de los beneficios. Un año después, reconvertida la productora en MGM y casi en ruinas comenzó su rodaje con Fred Niblo como director y Ramón Novarro como protagonista.
 Resultó tan espectacular que la versión de 1959 calca casi plano por plano su carrera de cuadrigas. Y uno más del montón de ayudantes de dirección de Niblo fue Wyler. 
En una muestra de humor, en 1958 el cineasta reunió a todos sus ayudantes antes del rodaje y les dijo: “Me pregunto cuál de ustedes será el director del próximo Ben-Hur”. Sergio Leone no estuvo en esa arenga, pero fue asistente de la segunda unidad.
 
Judá Ben-Hur, castigado en las galeras.
William Wyler comprendió desde el principio la obligación de fichar a un actor musculado, un tipo que llenara el traje, como protagonista
En 1953 los ejecutivos de MGM retomaron Ben-Hur para salvar la compañía. 
El primer director en recibir una oferta fue Wyler, que durante días dudó hasta que su amigo Billy Wilder le soltó: “Si quieres dejar a tu familia con dinero de por vida, haz la película”.
 Wyler siguió su consejo. Como declaró años después su hija: “Solo un judío sería capaz de hacer un buen filme sobre Cristo”.
El estudio pensó en actores como Burt Lancaster (lo rechazó después de leer el libreto), Marlon Brando, Kirk Douglas (no quería otro rodaje épico tras Los vikingos), Paul Newman (que acababa de finalizar La túnica sagrada y se negó en redondo aduciendo que sus piernas eran muy feas para enseñarlas) o Rock Hudson.
 Wyler llegó a plantearse un reparto encabezado por Hudson como Ben-Hur y Charlton Heston como Messala. 
Heston ya había trabajado con Wyler en Horizontes de grandeza y le respondió: “O Ben-Hur o nada”.
 Un acierto de Wyler consistió en contratar a actores británicos para los papeles de romanos y a estadounidenses para los de judíos: la diferencia de acento daba cierta coherencia a los personajes.
 Para el personaje de madre de Judá, la actriz inicialmente prevista fue sustituida por Martha Scott. 
Solo 10 años mayor que su hijo cinematográfico, Scott ya había sido la madre de Heston-Moisés en Los diez mandamientos.
  Para el personaje de Tirza, la hermana de Judá, el director no buscó muy lejos y seleccionó a Cathy O’Donnell, una intérprete dotada para dar en pantalla la imagen de la inocencia (como demostró en Los mejores años de nuestra vida) y cuñada en la vida real de Wyler.
Messala recayó en Stephen Boyd, un secundario sin mucha experiencia y que en su carrera nunca volvió a obtener el éxito que logró con su caracterización de romano apuesto, odioso y vengativo.
 Boyd, irlandés de Belfast, debió de ponerse lentillas para oscurecer sus ojos. Orden de Wyler, que en los ensayos se fijó en que todo el reparto principal tenía los ojos claros. Boyd pagó el pato.
 
Ramón Novarro (a la derecha), en el 'Ben-Hur' de 1926.
Tierra Santa renació en Italia.
 La mayor parte de los decorados se construyeron en los famosos estudios romanos de Cinecittá.
 Aunque el rodaje en sí duró 10 meses de 1958, parte del equipo residía en la capital italiana desde finales de 1957: había que erigir un circo (comenzaron en enero de 1958), crear toda una nueva Jerusalén y resucitar la grandiosidad de la Roma clásica. 
Y todo a tamaño natural. MGM repitió Roma para un Ben-Hur, a pesar del mal sabor de boca dejado 30 años antes, por sus costes más bajos, por el tamaño (inmenso, 60 hectáreas) de Cinecittá y por beneficios empresariales. 
Con un presupuesto de 10 millones de dólares (que finalmente superaron los 15), la principal partida económica recayó en pagar a Heston (por eso los otros actores eran baratos) y los costes de producción: solo la secuencia de las cuadrigas costó un millón de dólares 

 Para Ben-Hur se erigieron 300 escenarios diferentes y 3.000 decorados gracias a 15.000 dibujos, se construyó un circo de ocho hectáreas de pista y gradas para 15.000 personas con 500.000 kilos de yeso y 40.000 toneladas de arena (el decorado más grande de la historia), se esculpieron 500 estatuas a tamaño real, en el vestuario trabajaron 100 costureras, sastres y peleteros, solo en la villa de Quinto Arrio se recrearon 40 fuentes, se construyeron 40 galeras en miniatura y dos a tamaño real para la batalla naval, se reprodujo la puerta de Joppa con su torre de 21 metros de altura y 20 manzanas de Jerusalén... 
La MGM mandó destruirlo todo al final del rodaje para que los productores italianos no reutilizaran los decorados en sus péplums de segunda.
En el proceso de preproducción el estudio contactó con diversos expertos para que les aconsejaran sobre el circo.
 El primero respondió: “Romano”; el segundo dijo: “Al estilo fenicio”. Y el tercero fue sincero: “¿Estadio? No tenía ni idea de que hubiera habido uno en Jerusalén”. 
Así que imitaron el de la película de 1926, incluida la isla central, un añadido anacrónico necesario como fondo de imagen que evitaba que se vieran las gradas vacías.
 A inicios de la primavera de 1958 William Wyler se mudó a Roma. Allí llevaba ya dos meses Charlton Heston, que se había puesto a estudiar italiano.
 Para él, “hacer Ben-Hur fue algo así como un baño turco. Casi te ahogas mientras lo tomas pero luego sales oliendo a rosas”.
 Heston recuerda con cariño las instrucciones de Wyler: “Will me dijo que no expresara ninguna emoción en la secuencia de la crucifixión.
 Ben-Hur había visto demasiadas muertes y una más no podía afectarle”. Como lo principal en la película era el espectáculo, al finalizar el rodaje, el director bromeó con el actor: “Lo siento, Chuck. En otra ocasión trataré de darte un papel mejor”.
 Lo que no había en Roma era guion.
 Desde Italia reclamaron al dramaturgo británico Christopher Fry para que diera verosimilitud a los diálogos. 
 Fry fue el responsable de que el inglés del libreto tuviera una forma rebuscada, acorde con el supuesto envaramiento de los romanos.
 Otro escritor que metió mano al libreto fue Gore Vidal, entonces un joven que residía en Roma. 
En realidad, el mismo Wyler escribió la mayor parte del guion durante las noches de los meses de rodaje.
El director planificó el rodaje como una gran campaña militar. Rodó primero las secuencias más físicas (como la carrera de cuadrigas) y dejó para el final las más dramáticas, para que el cansancio fuera real en el rostro de los intérpretes.
Para la secuencia de la carrera, solo 11 minutos del metraje final, se destinaron cinco semanas de rodaje.
 Los 78 caballos -los blancos del carro de Ben-Hur procedían de Eslovenia- habían sido entrenados durante cuatro meses. 
Finalmente se seleccionaron 18. 
Wyler sabía que se momento sintetizaba la película: “No se trata de una carrera cualquiera, sino de una carrera a muerte que resume el odio entre Ben-Hur y Messala”.
 Para dirigirla, Zimbalist y Wyler (que sí realizó la planificación previa y el montaje final) contrataron a Andrew Marton, un húngaro afincado en Hollywood experto en filmes de acción y en encabezar las segundas unidades. 
En taquilla, solo en EE UU ya superó los 80 millones de dólares, y ganó 11 de los 12 oscars por los que competía. Ben-Hur salvó de nuevo a MGM.
Marton quiso dar la máxima verosimilitud a toda la competición, y por eso recurrió a Yakima Canutt, antiguo campeón de rodeos que con el tiempo se convirtió en el especialista más famoso de la historia y en director de cine. En 1958 ya estaba retirado, aunque volvió por el gusanillo del reto. Su hijo Joe dobló a Heston. Algunos de los carros tenían solo tres caballos para que las furgonetas con las cámaras pudieran pegarse a ellos y conseguir primeros planos en los 23 segundos en que recorrían la longitud de la pista. El día en que filmaron a Ben-Hur recogiendo el trofeo de vencedor los extras se rebelaron porque no habían comido. Marton decidió seguir rodando porque así “las masas gritan y en pantalla parecerá de euforia”. Wyler lo confirmó: “La carrera ha sido uno de los grandes logros del cine”. El reto había sido superado con creces.