Un Blues

Un Blues
Del material conque están hechos los sueños

28 feb. 2017

Descubiertos los 287 genes que provocan la calvicie.............. Joana Oliveira.....

Algunas de las claves de la pérdida de pelo están en el cromosoma X, que los varones heredan de sus madres.

Patrones genéticos de la calvicie en los hombres, según el estudio.
¿Serás calvo de mayor? Investigadores británicos han descubierto que más de 287 genes diferentes pueden tener la respuesta.
 Un equipo del Centro de Medicina Genética y Experimental de la Universidad de Edimburgo ha analizado el ADN de más de 52.000 hombres entre 40 y 60 años para predecir el riesgo de calvicie en cada individuo
 Una de las principales conclusiones del estudio es que, aunque muchos hombres miren a sus padres en el intento de saber si van a perder su pelo, las pistas están en el genoma de sus madres.
De los 287 genes relacionados con el problema, 40 se concentran en el cromosoma X, que los varones heredan de las mujeres. Riccardo Marioni, líder de la investigación, explica que ese resultado sugiere que los mecanismos hormonales son importantes en la pérdida del cabello.
 “Además, puede darse el caso de que las proteínas de la estructura del pelo interactúen con las hormonas sexuales, lo que conduce a una mayor prevalencia de calvicie”, añade. 
De los hombres que participaron en el estudio, 16.700 no tuvieron caída del pelo.
 Otros 12.000 tuvieron pérdida leve de cabello; 14.000 tenían pérdida moderada y 9.800 tenían calvicie severa.
 Los investigadores relacionaron el patrón genético de cada individuo con la tendencia a la calvicie y descubrieron que aquellos con una cantidad menor que la media de los 287 genes asociados con el problema tenían menos probabilidad de volverse calvos (solo el 14% de ese grupo lo eran y el 39% no había perdido nada de cabello).
 De hecho, el 58% de hombres con un riesgo genético 10 veces superior a la media registraron mayor pérdida de pelo.
Pero los científicos lanzan un mensaje de cautela: señalan que el que un varón tengan esos 287 genes no significa que sea seguro que se vaya a quedar calvo, este patrón genético tiene una función meramente predictiva. 
“Por lo general, el efecto de cada gen en un rasgo complejo como la pérdida de cabello es bastante pequeño, por lo que necesitamos estudios muy grandes con muchos participantes para estimar sus efectos con precisión”, explica Marioni.
 Se conoce, sin embargo, que la mayoría de los hombres están destinados a tener, por lo menos, caída de pelo.
 “La calvicie masculina afecta, aproximadamente, al 80% de los varones a los 80 años”, escriben los investigadores.
Y aunque todavía no existe una técnica definitiva —un análisis de sangre, por ejemplo— para determinar si alguien empezará a perder el pelo y cuándo, Marioni señala que estos resultados llevan a los científicos un paso más cerca de comprender las causas genéticas de un problema que es un dolor de cabeza para mucha gente.

 

Hidratación de pies a cabeza

Cada parte del cuerpo requiere cuidados de hidratación diferentes. Esta es una selección de cremas y tratamientos que actúan desde el contorno de ojos hasta los talones.

bodegon 
 
 1. Contorno de ojos L’Intemporel, de Givenchy. 84,50 euros. Hidratante que debe aplicarse día y noche mediante leves toques sobre la piel con la yema del dedo, siempre hacia el exterior del ojo. / 2. Creme Pour Le Cou, de Sisley. 129,50 euros. Para cuello y escote. Reafirma, afina y remodela. / 3. Urban Moisture Hydro-Nourishing Double Serum, de Shu Uemura. 47,15 euros. Con extracto de moringa purificante y algas rojas antioxidantes. Hidrata y da brillo al cabello. / 4. Lip Care With Pink Rose, de Apivita. 4,50 euros. Bálsamo labial en tono rosado con una fórmula a base de rosa, aceite de oliva y cera de abejas. / 5. Armani Prima Glow-on Moisturizing Balm, de Giorgio Armani Cosmetics. 110 euros. Bálsamo hidratante que favorece la aplicación de la base de maquillaje. / 6. Talons Neufs, de Sénev. 34 euros el pack con otro tubo extra. Crema exfoliante de talones. / 7. Gel de manos limpiador de Merci Handy Chérie Cherry, en Sephora. 4,90 euros. Crema protectora de manos, de aroma discreto y tacto seco. / 8. Spa Of The World. Atlantic Seaweed Cream, de The Body Shop. 28,90 euros. Crema corporal revitalizante con textura de gel que refresca la piel. bandiz studio
 

Erica Jong: “Las mujeres pueden ser terribles con las mujeres”

Su primera novela, ‘Sin miedo a volar’, un retrato del sexo sin tapujos, desató el escándalo a mediados de los setenta y la consagró como fenómeno literario
. Ahora la escritora estadounidense publica en España la secuela de aquella obra. 
Un guiño desenfadado a su pasado y una reflexión sobre los vaivenes de la madurez en los procelosos tiempos de Internet.
EL SEXO SIN ataduras (zipless, literalmente sin cremalleras) tuvo un sonado bautizo literario en 1973 con la novela Miedo a volar, de Erica Jong (Nueva York, 1942).
 Aaron Asher, el editor de Saul Bellow, Philip Roth y Arthur Miller, entre otros, se animó a publicar a la entonces desconocida poeta judía.
 No esperaba vender más de 3.000 ejemplares de aquella obra de ficción en la que Isadora Wing, una veinteañera casada con un psicoanalista, mantiene una aventura con otro hombre y habla con sinceridad y humor de las dudas, deseos e inseguridades que la consumen.
 Jong descubría la inquieta mente femenina en una Bildungsroman en la que el sexo se mostraba sin tapujos.
Aquel libro desató una memorable tormenta, fue traducido a 40 idiomas y ha vendido cerca de 23 millones de ejemplares en todo el mundo. 
“Fue atacado con violencia desde el principio y luego me convertí en un icono, o lo que demonios signifique eso”, explica Jong en el salón de su casa en el Upper East Side, en el que se exponen obras de Botero, Calder y Larry Rivers.
 La vista del apartamento sobrevuela Central Park, demostrando, quizá irónicamente, que la escritora ha superado con creces cualquier miedo a las alturas, si es que alguna vez lo tuvo.
 Ha escrito tres libros de memorias, cinco poemarios y ocho novelas. 
La sombra de Miedo a volar sin duda la ha perseguido, y la polémica volvió a despegar en 2008 cuando su hermana denunció en un congreso literario que Jong se había inspirado en ella y su esposo.

“PARA LAS MUJERES ES MÁS DURO ENVEJECER PORQUE NUESTRO PODER SE DESPRENDE DE NUESTRO GRADO DE ATRACTIVO PARA LOS HOMBRES”
El pasado año, la escritora hizo un guiño a su pasado y sacó en Estados Unidos Miedo a morir, la peculiar secuela de su primera novela, que en marzo publica Alfaguara en España.
Si su escandaloso debut fue defendido por John Updike y Henry Miller, el nuevo libro ha contado con la bendición de Woody Allen. Esta vez, Isadora Wing desempeña un papel secundario como amiga consejera de la protagonista, Vanessa, una actriz que ha superado los 60, se enfrenta a las enfermedades de sus padres y cuida de su esposo, pero no renuncia a reivindicar su pulsión sexual, que, con resultados bastante cómicos, trata de satisfacer a través de Internet.
 En los setenta, cuando arreciaba la revolución sexual, Jong se rebeló contra el estereotipo de la decente casada, y ahora que las estadísticas muestran el aumento de la esperanza de vida carga contra la idea de que las mayores pierdan el deseo.
Coqueta, habladora y vivaz, Jong, perfectamente ­peinada y maquillada (por su peluquero y maquillador de confianza), dice sentirse derrotada tras la victoria de Trump en las elecciones presidenciales de Estados ­Unidos.
 Se declara acérrima defensora de su compañera de generación Hillary Clinton, en cuya campaña colaboró activamente, y clama contra el magnate neoyorquino, un tema sobre el que vuelve con agitada furia. 
La asistente de Jong despliega quesos, fruta y galletitas saladas, y Jong muestra orgullosa a sus dos caniches negros gigantes, Colette y Simone, y la terraza invernadero repleta de plantas y especias, aunque aclara con desparpajo que ella no cocina.
Su libro Miedo a volar quedó asociado a la segunda ola de feminismo. ¿Dónde cree que se encuentra este movimiento ahora? Las jóvenes en todo el mundo esperan ser tratadas como iguales porque sienten que lo merecen, pero a menudo no entienden cuán lejos estamos de la verdadera igualdad.
 Cargar contra otras no ayuda.
 Las mujeres pueden ser terribles con las mujeres.
 En Europa, la mayoría de los países tienen permisos de maternidad y paternidad, tienen cubiertos los servicios sanitarios para las mujeres.
 Pero no es así en EE UU. ¿Por qué es tan complicado cambiar las cosas? Yo pensaba que al fin íbamos a tener una mujer presidente. Ha ocurrido en docenas de países desde India hasta Israel. 
¿Qué pasa en EE UU? No se fían, aunque nosotras somos mucho más fiables.
¿El machismo ha desempeñado un papel en el resultado de las elecciones de EE UU? Estoy segura.
 Hillary ha padecido una caza de brujas, no consigo aceptar el odio brutal contra ella.
 Cuando empezó la campaña era una de las mujeres más admiradas del mundo y comenzaron los ataques. 
Me parece impensable el voto femenino por Trump.

2109ENTREVISTA00


 ¿Piensa que ese odio a Hillary Clinton está relacionado con su esposo, Bill? Mira, las mujeres siempre reciben todas las culpas. 
Es horrible. He recibido e-mails de ­millennials que han leído lo que he escrito sobre Hillary y me dicen que no entienden cómo ha sido calumniada.
 Pero eso son chicas que leen.
 Otros muchos ignoran la persecución que ha padecido, y si un número suficiente de gente te quiere machacar, lo consiguen. Siempre me he identificado con Hillary, es mejor que los hombres que la rodean.
 ¿Cómo pueden culparla de las aventuras de su esposo?
¿Y qué opina de las mujeres del círculo del nuevo presidente? Yo a Melania la llamo melanoma.

 Los hombres ricos siempre tienen a mujeres a su alrededor.
 Mira Berlusconi. Es triste.
 Pensaba que habíamos llegado a un punto en la historia en el que las mujeres no teníamos que llegar al poder a través de los hombres.
Han surgido nuevas voces, como la de Sheryl Sandberg con su libro Lean In, o Anne-Marie Slaughter, que analizaba por qué las mujeres no pueden tenerlo todo. ¿Cuál es su visión? 
 Muchas jóvenes no se hacen idea de cuán duro y cuánto se ha luchado antes de que nacieran, no se dan cuenta de la lucha, no se enteran.
 Como ocurre con la democracia, en el minuto en que dejas de pelear, los logros son barridos.
 No puedes tener democracia si no luchas constantemente por ella, y tampoco feminismo.
 Estados Unidos es un país muy particular: por un lado, muy puritano y muy masculino (piensa en las pistolas), hay una cultura extraña.
Los estudios de género y la literatura feminista tienen una amplia aceptación en EE UU, pero al mismo tiempo muchas mujeres sienten presión por casarse. ¿Cómo entiende esto? Hasta que no haya igualdad salarial y representación paritaria en el Gobierno, un hombre es el camino para llegar al poder.
 Comprendo a las que se quieren casar, porque el matrimonio te da una cierta estabilidad, tristemente.
 Mira, yo he estado casada cuatro veces –desde hace 28 años, con Ken– y aún no puedo creer que quisiera hacerlo.

 Es que ni siquiera me lo pensé. Una mujer sola tiene mucho menos poder.
¿También en el siglo XXI? Sí. De una manera inconsciente, una mujer que quiere salir adelante intenta encontrar un hombre que le permita ser ella misma y que sea un tipo inteligente.
 Oigo cómo mi hija le dice a mi nieta: “Tendrás una gran carrera y te casarás con un hombre rico”. 
La niña, de ocho años, tiene dos hermanos. ¿Qué hará? ¿Tendrá agallas para estar sola? Lo dudo.
 Es muy duro. Cuando repaso mi vida, creo que el periodo en el que más aprendí fue durante los 10 años que estuve soltera tras el matrimonio con el padre de mi hija, antes de volver a casarme.
“los hombres piensan que son su pene, y cuando no funciona creen que no valen nada. incluso en la campaña electoral esto fue un asunto”
¿Por qué es tan duro? No tienes el poder que poseen los hombres, ni ganas el mismo dinero.
 Tienes que ser realmente fuerte.
 Tengo una vieja amiga que, cuando yo me volví a casar, me preguntó por qué no nos habíamos visto en varios años.
 Le dije que era porque, cuando yo estaba soltera, ella no me invitaba a sus cenas. Las mujeres no quieren competencia. 
No hemos avanzado lo bastante.
Cuando ve a Trump, ¿reconoce en él a un tipo de hombre que haya conocido o es alguien tan extremo que va más allá? Entiendo perfectamente de qué va. 
Es totalmente egoísta, narcisista.
 Un hombre que nunca me hubiera interesado.
 No me atrae el bullying, lo odio. Es un fraude.
En su nuevo libro, Miedo a morir, escribe que una de las cosas que enseña la maternidad es a callarse. Mi hija es adulta y ahora tenemos una buena relación. 
Pero muchas veces tuve que morderme la lengua.
 Yo siempre estaba equivocada, dijera lo que dijese.
¿Esto también se aplica a la pareja? A veces. Mira, Ruth Bader Ginsburg (juez del Tribunal Supremo) contaba que su suegra le dijo antes de casarse que el secreto del matrimonio es estar un poco sorda.
 ¿No es genial? La conocí con Martin, su esposo, en un seminario donde impartíamos clases.
 Era una persona estupenda, y su marido, muy gracioso, estaba ferozmente orgulloso de ella.
 Él ganó mucho dinero como abogado y decía que lo mejor que había hecho en su vida era cuidar de una mujer mucho más lista que él.
 Hay hombres así. No tantos.
El matrimonio es un tema recurrente en su vida y en sus libros. ¿Qué es lo que hace que funcione? Humor. 
Definitivamente, ser buenos amigos, reírse juntos, respeto mutuo y los vínculos. 
Y sí, tienes que ser un poco sordo.
¿Cómo afrontó las críticas de su primer libro? Fue una sorpresa para mí.
 Yo trabajaba como académica, me dedicaba al estudio de la literatura y sabía que la literatura está llena de sexo.
 Desde Chaucer, Shakespeare, Colette… Y pensaba: “¿Pero esta gente está loca? ¿Es que nunca han leído un libro?”.
 Los libros tratan de esto, de relaciones.
 La ignorancia detrás de los ataques me hizo entender el odio a las mujeres.
 Al principio me escondí y luego, gradualmente, me fui acostumbrando y me protegía más. 

2109ENTREVISTA01
¿Y cómo fue la reacción en su círculo más cercano y familiar, sus padres y, más adelante, su hija? Mi madre solía decirme que era una gran poeta, pero que mis novelas le hacían pensar en su obituario.
 A mis hermanas nunca les gustaron mis libros. 
Y mi hija nunca los lee, dice que por salud mental.
 Pero no me importa, ella no es mi lectora ideal. Alguien de tu familia no te lee desapasionadamente.
¿Quién es su lector ideal? Es una joven que encuentra una copia muy gastada de uno de mis libros en una estantería en una casa alquilada y empieza a leerlo y dice: “¡Oh, Dios mío, puedo hacer lo que quiera en el mundo!”.
 Quizá mi nieta lea mis libros en algún momento.
¿Qué lee su nieta? Ahora está muy metida en el género de la fantasía. 
Tiene casi nueve años.
 Hay algo tan encantador en las niñas cuando descubren la vida mental y leen y leen… Tengo la esperanza de que cuando llegue a la adolescencia no se sienta confundida por los chicos.
 Pero sé que es imposible.

¿Es eso lo que confunde la vida de las mujeres? Sí, y el sexo. Confunde tanto… En Miedo a volar, la protagonista es una joven en la veintena. 
En Miedo a morir es una señora de más edad y se enfrenta a otro tabú que es el sexo de las mujeres mayores.
¿Es más duro envejecer para las mujeres? Mucho más, porque en cierto sentido nuestro poder se desprende de nuestra belleza.
La protagonista del nuevo libro arranca diciendo que el poder lo tiene ahora su hija por su juventud. 
 Nuestro poder se desprende del grado de atractivo para los hombres, porque ellos son quienes poseen el poder.
 Si los hombres no lo tuvieran todo y una mujer inteligente tuviera tanto poder como ellos, esto no sería así.
 Pero de momento somos juzgadas ­siempre por nuestra femineidad. Siempre en función de cuán atractivas les resultamos a los hombres, y es la única medida.
 Pero la verdad es que ellos hoy están muy confusos.
¿Más hoy que en los setenta? Sí, porque también ellos necesitan un cambio, soportan mucha presión sexual, tienen que probar su potencia, y cuando se hacen mayores y tienen menos…
 ¿Ha visto los anuncios de Viagra y Ciales? Los hombres piensan que son su pene, y cuando no funciona creen que no valen nada. Incluso en la campaña electoral esto fue un asunto.
Su primera novela rompió un tabú al tratar tan abiertamente el sexo. Pero hoy el sexo está en todas partes, es omnipresente. 
El sexo ha quedado devaluado por sobreexposición. 
Estamos en un tiempo duro para ser sexual.
 No creo que Internet haya hecho que el sexo sea mejor, se necesita más delicadeza.
Pero el concepto de sexo sin ataduras, sin cremalleras, que acuñó en Miedo a volar parece estar en el centro de muchos intercambios cibernéticos. Sí, pero era una fantasía excitante. Pensaba en ello como el sexo perfecto, y eso no existe. 
La web de citas que me invento en la novela se llama zipless.com. Nunca he buscado encontrar una pareja sexual en Internet.
 Muchos amigos me han hablado de ello. Pero no me lo imagino. Debe de ser que estoy chapada a la antigua.
¿Qué piensa de la serie Girls, escrita y dirigida por Lena Dunham? ¿Es ella una digna nieta de Isadora Wing? En esa serie, las relaciones sexuales siempre son pésimas y los hombres no saben qué hacer.
 Es muy honesto. Pero a mí el sexo sin ninguna conexión emocional no me suena bien.
¿Es esto un rasgo común entre las mujeres? Si no hay conexión y tu pareja no quiere hacerte gozar, si solo piensa en sí misma, ¿cómo puedes tener buen sexo?

En el libro reivindica que las mayores también están interesadas en el sexo. Y lo estamos.
¿Un impulso vital? Sin tacto, morimos.
 Los bebés que no son acariciados se mueren, y lo mismo pasa con los ancianos.
 Queremos vivir y necesitamos contacto íntimo.
La esperanza de vida ha aumentado y, sin embargo, parece que se reflexiona poco sobre esta nueva edad. Nadie está realmente hablando de la longevidad y de cómo nos está cambiando.
 Hay que hacerlo.
¿Hay diferencias en cómo escriben de sexo hombres y mujeres? No sé.
 Nosotras miramos más hacia dentro, los cambios que ocurren dentro de nosotras.
 Hace poco leí los libros de Karl Ove Knausgård. 
Me dije que tenía que abrir mi mente para entender cómo piensan los hombres.
 Y lo encontré muy interesante. Los hombres son distintos.
 El primer libro de su serie empieza con una descripción de la muerte.
 Están realmente obsesionados con la muerte.


¿Más que las mujeres? Sí, lo vi con mis padres.
 Mi padre pensaba que, si se pasaba en la cinta de correr noche y día, nunca moriría.
 Mi madre contrajo neumonía a los 101 años, pero a los 100 estaba lista, cansada de vivir, había hecho todo lo que quería.
 Y era una de las personas más vitales que he conocido: brillante, graciosa, inteligente, difícil.
Ese “difícil”, ¿es un denominador común de las mujeres inteligentes y divertidas? Sí, y mi madre lo era. 
¿Yo también? Habría que preguntarle a mi esposo. Desde luego, soy desobediente. Necesito sentirme libre.
¿Miedo a sentirse enjaulada? Sí, siempre.

EL PAÍS Vídeos El carnaval de Las Palmas corona a una provocadora virgen Drag

El certamen llega a su 20 aniversario con referencias religiosas a la Virgen y a la crucifixión de Cristo.

Si quiso que todo el mundo hablase de él, lo ha conseguido. No era necesario creo yo, tanto desafío, pero este Drag sabrá lo que se hace.....o quizás no.

Drag Queen ganadora del certamen. Foto: Elvira urquijo (EFE). Vídeo: ATLAS
Drag Sethlas se ha proclamado esta noche nuevo Drag Queen de Las Palmas de Gran Canaria con un número transgresor que encendió al público del certamen en su 20 aniversario y que no va dejar indiferente a nadie, por sus referencias religiosas a la Virgen y a la crucifixión de Cristo.
Llegó literalmente como una virgen -vestido como una imagen de María y a ritmo de "Like a prayer" de Madonna-, pero no fue ningún milagro que Sethlas se coronase Drag Queen del carnaval de la capital grancanaria, dedicado este año a "La eterna primavera".
Habitual en el podio en ediciones anteriores, Sethlas logró por fin la banda de "reinona" de las fiestas de la ciudad con un repertorio de acrobacias imposibles sobre unas plataformas infinitas, pero sobre todo, con la estética rompedora de un drag crucificado, con su corona de espinas y su lanzada en el costado.
La reacción de las más de 6.000 personas que presenciaron en directo su actuación en el parque de Santa Catalina ya hacía presagiar dos cosas: el segundo puesto que obtuvo en 2016 podía quedársele corto y era muy probable que su provocación trajera cola.
De hecho, de inmediato pudieron leerse todo tipo de mensajes al respecto en Twitter -donde la gala drag fue tendencia mundial-, desde quienes proclamaban que Sethlas acababa de regalar al público el mejor número en dos décadas de certamen, hasta quien se preguntaba si se hubiera atrevido a lo mismo con el Islam o quien se tomaba su 'performance' como una suerte de contestación a la doctrina de la Iglesia católica sobre la homosexualidad.

Le acompañaron en un ajustado podio de las "reinonas" Drag La Tullida, en segundo lugar; Drag Orión, en tercero y Drag Íkaro y Drag Vulcano, como finalistas.
Como salida de un cuento, La "Bella" Tullida bailó con una bestia muy peculiar, que incluyó todo el 'atrezzo' de la tradicional historia de Beaumont.
 La Tullida se dejó elevar por su equipo de baile, que abandonó pronto sus personajes para lanzar a la protagonista al palmarés de las drag, en medio de volteretas de vértigo, que culminaron con un beso de película.
Por su parte, Drag Orión presentó una España diferente en su sátira-espectáculo por el que desfilaron Beyoncé, Whitney Houston, Belén Esteban y Julio Iglesias. 
Las pezoneras de su comitiva de acompañantes tampoco pasaron desapercibidas y dejaron para el balance de la gala el baile más atrevido de la noche.
Con un lleno a rebosar, el parque de Santa Catalina volvió a vibrar con la ceremonia más esperada de la fiesta de las máscaras.
Ni el frío ni la amenaza de lluvia pudieron reprimir los ánimos del público que abarrotaba el recinto, en un evento que arrancó con una obertura de más de 300 personas.
 Música, color, energía y el ritmo de una multitudinaria coreografía sirvieron de inauguración a una de las noches más esperadas del Carnaval.
El gran espectáculo musical encendía la mecha de una velada mágica, que recibió a las comparsas ganadoras, la Reina del Carnaval, Esther Pérez, y a Grimassira Maeva, "reinona" saliente.
Como un auténtico huracán, Grimassira -ganadora del certamen en 2014 y 2016- se volvió a hacer con el escenario del parque Santa Catalina con "Competissira", la versión más bailonga y canalla del personaje que ha creado Rayco Santana.
Su exhibición de baile arrasó con todos los estilos e hizo volver a pisar fuerte a las plataformas rosas más famosas de las redes sociales, donde los seguidores de Grimassira son legión.

 

Los chicos de ‘Moonlight’, modelos sexis de Calvin Klein

Horas después de que la cinta lograra el Oscar a mejor película, sus protagonistas se muestran como modelos de ropa interior.

Mahershala Ali, Alex R. Hibbert y Trevante Rhodes.

 

El mundo se fue a dormir el domingo por la noche sabiendo que Moonlight ganó el premio a la mejor película en los premios de la Academia y amaneció está mañana descubriendo que el reparto de la película es protagonista de la campaña de publicidad Calvin Klein Underwear.
 La firma cuenta con el ganador del Oscar Mahershala Ali que aparece junto a Ashton Sanders, Trevante Rhodes y Alex Hibbert, los tres actores que compartieron el papel de personaje principal. Todos ellos se muestran en modelos en las imágenes captadas por Willy Vanderperre. Rodas, un exvelocista antes de convertirse en un actor, es quien ofrece la pose más provocativa.
 
Mahershala Ali, Alex R. Hibbert y Trevante Rhodes.

Es la primera campaña de moda para los tres actores, y es también la primera campaña de ropa interior de celebridades presentada para la marca emblemática desde que Raf Simons se hizo cargo del puesto de director creativo.
 En la campaña aparece el nuevo logotipo de Calvin Klein.
Ya sobre la alfombra roja de los premios de la Academia Sanders, Rhodes y Hibbert se presentaron con trajes de Calvin Klein, mientras que Ali optó por Zegnaa.
 Naomi Harris también llevó un diseño de Calvin Klein.


El primer premio de la ceremonia de los Oscar 2017 también supuso un hito en la historia de los galardones de la Academia de Hollywood: Mahershala Ali se convirtió el primer actor musulmán en ganar una estatuilla dorada. 
Moonlight, además de ganar en los Oscar triunfó en los galardones de Espíritu Independiente, donde se hizo con cinco estatuillas.
 La película se centra en la vida de un joven afroamericano que se cría en los suburbios de Miami, y lo sigue desde la infancia hasta la edad adulta.
 Con tres actores distintos para el mismo personaje (Alex Hibbert, Ashton Sanders y Trevante Rhodes, uno por capítulo), el protagonista, Chiron, pasa de ser un niño inseguro a un joven que se interroga sobre su sexualidad hasta finalmente convertirse en un adulto. 
Naomie Harris y Mahershala Ali también integran un reparto dirigido por el cineasta y guionista Barry Jenkins.
 El drama, producido por 1,42 millones de euros se rodó en tres semanas.

Qué final tan jocoso y cruel................................. Carlos Boyero.



Aunque los párpados supliquen que los cierres porque dentro de poco amanecerá y notes los primeros efectos del cóctel químico que garantiza tu sueño, percibo en un principio la llegada del estupor, después un ataque de vergüenza ajena y finalmente un estallido de risa que logra que me caiga del sofá.
 Posteriormente, me embarga cierta piedad hacia aquellos desdichados convencidos de que iban a tocar el cielo y a los que un equívoco surrealista les envió al infierno.
 Estoy hablando del gag más cruel que ha perpetrado la historia de los Oscar
. El apergaminado Beatty, sí, aquel hombre en cuyas afrodisíacas y saciadas yemas de los dedos quería reencarnarse Woody Allen, hace gestos raros al abrir el sobre que contiene el título de la gran triunfadora.
Pero ladinamente le pasa el marrón a Bonnie Parker para que se lo coma ella.
 Salen los eufóricos productores de La La Land, mogollón de gente con comprensible hambre de gloria y de pastón y cuando llevan siete minutos entonando el capítulo de múltiples agradecimientos y tributos les comunican que el sobre estaba equivocado, que el Oscar a la mejor película le corresponde a Moonlight.
  El productor Jordan Horowitz reacciona con elegancia.
 Asegura a sus rivales que no hay ningún problema, que suban al escenario y que disfruten de su galardón.
 Así lo hacen, pero estos no le dedican ni una palabra de consuelo, ni un detalle generoso a los damnificados por el hilarante equívoco. Cada uno a lo suyo.

Aunque la comicidad del final de la gala fuera insuperable, también han existido otros momentos graciosos en ella.
 Los guionistas se han esforzado y el presentador es tan natural como competente. 
Era muy divertido ver el alucinado careto de esos turistas de Los Ángeles a los que introducen sorpresivamente en la Academia, su pasmo y su regocijo al constatar que están al lado de sus dioses e incluso pueden tocarlos.
Esperaba que el tono y el ingenio de los asistentes al referirse a la mayor pesadilla que sufre su país (de acuerdo, se la buscaron ellos a través de las sagradas urnas) y que acabará afectándonos al resto del mundo sensato fuera más vehemente, e incluso incendiario, pero a excepción de Gael García Bernal, la portavoz del director iraní Asghar Farhadi y el irónico speech de Jimmy Kimmel, no hubo más noticias del gorila siniestro.
Celebro que a la perturbadora, arriesgada, honda y sutil Moonlight le correspondiera la parte del león.
 La estimable La La Land no puede quejarse: los premios que le otorgaron son justos, pero también suficientes. 
Y no le hicieron ni puñetero caso a Comanchería, la película norteamericana que más y mejor me ha hecho vibrar este año, junto a la insólita y poética Paterson. 
La también misteriosa y espléndida La llegada fue ignorada.
 Su calidad permanecerá intacta, pero los criterios de la Academia seguirán siendo discutibles.

Y encuentro dos notables disparates en los galardones más prestigiosos y rentables del cine. 
Uno es el Oscar al mejor guion a esa cosita atormentada y cansina titulada Manchester frente al mar, pretenciosa hasta el mareo detrás de su esforzado realismo, falsamente trágica, aburrida hasta la exasperación, planificada al gusto de paladares vanguardistas que se pretenden exquisitos aunque sean grotescos.
 Y tampoco puedo entender el Oscar al insoportable Cassey Affleck y su gestualidad permanentemente psicópata e intensa. 
Es un actor al que pagaría por no verle.
¿Y momentos emocionantes en esta edición? El mío está claro. 
Ver y escuchar a esa impresionante señora y actriz excelente llamada Charlize Theron rindiendo tributo de admiración y de amor a Shirley MacLaine en El apartamento. 
 La vejez ha tornado diminuto y frágil el aspecto de la señorita Kubelik.
 Da igual. La seguimos amando.
 La amaremos siempre. Aunque desde hace muchos años solo le interese la espiritualidad a mujer tan terrenal.

27 feb. 2017

De una vez por todas: cómo repartir los hidratos, proteínas y grasas a lo largo del día

Distintos expertos en nutrición construyen la guía definitiva para saber qué hay que comer en cada momento de la jornada.

 
"Desayuna como un rey, almuerza como un príncipe y cena como un mendigo". 
Este es uno de los dichos del refranero español que nos dictan cómo tenemos que repartir la comida a lo largo del día. Otro: "De grandes cenas están las sepulturas llenas".
 Estas recomendaciones de la cultura popular nos dejan clara una tendencia a optar por cenas frugales, desayunos copiosos y almuerzos equilibrados.
 ¿Tiene algún sentido que el modo en que nos alimentamos dependa de la hora del día?
 
Juan Antonio Madrid, catedrático de Fisiología y director del laboratorio de Cronobiología de la Universidad de Murcia, una disciplina que entronca con la fisiología, la endocrinología y la medicina, asegura que sí: “No solo es importante controlar la cantidad y el tipo de alimento que ingerimos, sino también cuándo lo ingerimos. 
El momento del día o de la noche en el que nos alimentamos influirá en cómo vamos a aprovechar y metabolizar el alimento. Por un lado el apetito cambia a lo largo del día y la noche, de acuerdo con nuestros ritmos circadianos, determinados principalmente por factores externos como la luz solar, pero por otro, la ingestión de alimento a horas inadecuadas, puede alterar el funcionamiento de nuestro relojes biológicos".
“Estos ritmos son progresivos, no es darle a un botón”, matiza Rubén Bravo, experto en nutrición y portavoz del Instituto Médico Europeo de la Obesidad (IMEO), adelantándose a una de las críticas más habituales que se realizan a esta corriente de la nutrición.
 "Nuestro cuerpo no se reinicia a una hora en concreto convirtiendo, por ejemplo, todos los carbohidratos no utilizados en grasa".
 De hecho, a este respecto el dietista-nutricionista Aitor Sánchez cuenta en su libro Mi dieta cojea (Paidós):
 "Los hidratos de la cena repondrán el glucógeno gastado durante el día en nuestra actividad cotidiana.
 Es así, siempre y cuando hayamos practicado algo de actividad física durante el día y no lo hayamos repuesto en otras comidas. [...] Si tomamos un exceso de hidratos con las reservas medio llenas, guardaremos el exceso en grasa, independientemente de que sea por la noche o no".

“Todas las comidas deben tener un poco de proteína, un poco de carbohidratos y un poco de grasa, lo que cambian son los porcentajes”, asegura Bravo. 
Para Madrid, “queda aún mucho por estudiar en relación con la cronobiología de los diferentes nutrientes”, pero mientras tanto, expertos en nutrición nos dan algunas pistas sobre cómo combinar los alimentos en esos momentos del día en los que nos preguntamos: ¿y a esta hora, qué como?

Desayuno: priorice los hidratos integrales

Para Rubén Bravo, en el terreno nutricional hay dos fases diferenciadas durante el día: activación y recuperación.
 Ambas estarían marcadas por la luz solar y durarían aproximadamente unas 12 horas cada una: de 6 de la mañana a 6 de la tarde la primera y de 6 de la tarde a 6 de la mañana la segunda. Este experto afirma que los carbohidratos son preferibles por la mañana por una cuestión de “demanda energética: aportan más energía y más rápida que las grasas o las proteínas”: por ejemplo, tomar una tostada o unos copos de avena. 
El experto recomienda que provengan de productos integrales, es decir, los elaborados a partir del grano entero del cereal y que se encuentran en el pan, la pasta o los cereales integrales. 
Para Sánchez esta segunda parte es la más importante: "En lugar de centrar tanto la atención en el momento de consumo (mañana, tarde o noche), hemos visto que es más conveniente considerar la situación de partida de cada persona.
 Pero si tuviéramos que remarcar algo desde el punto de vista de salud, sería recordar que lo crucial es que esos hidratos de carbono sean de calidad".

Ángela Quintas, química y experta en Nutrición Química, explica detalladamente el proceso por el que, tras el consumo de hidratos, nuestro organismo normaliza los niveles de glucosa en sangre: “Cuando estos se elevan, después de desayunar, las células beta del páncreas secretan insulina para volver a normalizarlos.
 Para conseguirlo, una parte de esa glucosa se almacenará en el hígado y en el músculo en forma de glucógeno para ser utilizado más adelante, cuando sea necesario. 
El resto se convertirá en grasa mediante la lipogénesis”. Por eso Quintas recomienda además acompañar estos hidratos con algo de proteína. "Estas estimulan la secreción de una hormona llamada glucagón que tiene un efecto antagónico a la insulina, lo que atenúa el pico de insulina que se produciría al ingerir los hidratos de carbono solos”.

Para picar por la mañana: carbohidratos con proteínas

Además del desayuno, la comida y la cena, es recomendable adaptar lo que tomamos a media mañana y a media tarde a nuestros ritmos.
 Bravo recomienda: "A mitad de mañana, una pieza de fruta, que es un aporte sano de carbohidratos, acompañada de un yogur". 
 Según Ángela Quintas, un yogur natural (o cualquier otro lácteo) contiene hidratos y proteínas, que atenúan la elevación repentina de la insulina (el subidón de azúcar).

 

Miguel Bosé a México: “Tengo una gran deuda con este país”

El cantante ha visitado un centro de menores en Yucatán donde presenció un ritual religioso típico y habló de la importancia de la formación para el desarrollo de la nación.

Miguel Bosé, en el Zócalo de la Ciudad de México. AFP

 Miguel Bosé se encuentra en México de gira. El cantante siempre ha declarado su amor por el país azteca y su cultura por eso no sorprende que, durante su visita a Yucatán, haya dedicado algunas horas para inaugurar formalmente la Casa del Niño Indígena Miguel Alemán Valdez.

Tengo una deuda muy grande con este país y creo que jamás voy a poder pagarle, pero esta es una manera de hacer algo por su historia, sus raíces, su diversidad y su riqueza.

 Cada vez que inauguro un albergue voy curioso, entusiasta y expectante de ver qué es lo que va a pasar”, dijo Bosé a medios locales mexicanos. 

Bosé acudió como presidente honorario de la Fundación Patrimonio Indígena MX, y aprovechó el espacio para declararse gran admirador de la cultura maya.

 Como parte del recorrido el intérprete tuvo la oportunidad de presenciar una ceremonia religiosa típica, también jugó con los niños, intentó aprender a colgar una hamaca: “Tengo una hamaca hecha en Venezuela, suelo acostarme en ella, pero no aprendí a guindarla”, dijo entre risas.

 También probó los antojitos típicos regionales y recorrió los dormitorios y estancias de la Casa del Niño Indígena Miguel Alemán Valdez.

 El músico, además, conoció el proceso de purificación de agua y la elaboración de panes en hornos de piedra y gas.

El intérprete de Como un lobo se mostró feliz con el avance del centro y habló de la importancia de trabajar para dejar un mundo mejor: “Quiero dejarle un mundo mejor a mis hijos, desgraciadamente en estos años ha habido actos que han deteriorado el estado de las cosas. 

 No les voy a dejar el mundo que hubiera querido, pero voy a intentar dejarles el mejor posible, por eso trabajo todos los días y contagiar a la gente”, añadió. 

El centro acoge a 80 niños de primaria, y jóvenes de secundaria y bachillerato. Es más, uno de los avances más significativos de la Casa del Niño Indígena es el aula tecnológica.

 Durante su discurso Bosé le pidió a los niños que se apoderaran de los espacios, y aprovecharan la oportunidad para crecer y mejorar. 

"De los millones y millones de personas que viven en las comunidades indígenas de este país, muy pocos tienen la posibilidad de acceder a estudios, formación en oficios, trabajo y un futuro, por lo que es algo que deben de tomar muy en cuenta", indicó.

 

"Me tienen que prometer que van a estudiar mucho y lo harán bien, porque son niños y niñas muy privilegiados porque hoy tienen cosas que muchos otros quisieran tener y que no tienen, por ello cuiden sus hamacas, sus armarios, sus libros, sus juguetes, las cocinas, los baños, a sus profesores y cuidaos los unos a los otros", añadió.
Los niños del centro aprovecharon la visita de Miguel Bosé para darle una sorpresa. 
El coro interpretó en maya las canciones Te Amaré y Aire Soy. El cantante pidió que le hicieran llegar la letra en este idioma indígena para que en una próxima visita pueda cantarlas junto con ellos.

Los protagonistas de la fiesta ‘Vanity Fair’ tras los Oscar

Halle Berry, Scarlett Johansson y Leslie Mann fueron algunas de las estrellas que brillaron en el 'after party' de los premios del cine estadounidense.

La actriz Halle Berry a su llegada a la fiesta 'Vanity Fair', tras los Oscar, celebrada en el Wallis Annenberg Center for the Performing Arts (Beverly Hills, California). La intérprete llamó la atención este domingo por su peinado.

La actriz Halle Berry a su llegada a la fiesta 'Vanity Fair', tras los Oscar, celebrada en el Wallis Annenberg Center for the Performing Arts (Beverly Hills, California). La intérprete llamó la atención este domingo por su peinado.  

El cantante Elton John con sus inseparables gafas de sol.

 El cantante Elton John con sus inseparables gafas de sol. 

 

La modelo Miranda Kerr tampoco quiso perderse la fiesta post Oscar.

La modelo Miranda Kerr tampoco quiso perderse la fiesta post Oscar. 

La actriz Scarlett Johansson que ha lucido el pelo muy corto.

 La actriz Scarlett Johansson que ha lucido el pelo muy corto.

La actriz Kate Bosworth, vestida como una bailarina, lució este delicado diseño de J.Mendel.

La actriz Kate Bosworth, vestida como una bailarina, lució este delicado diseño de J.Mendel.

 

Emily Ratajkowski lució así de sexy con un diseño de Jonathan Simkhai.

 Emily Ratajkowski lució así de sexy con un diseño de Jonathan Simkhai.

 

Jennifer Aniston decidió no cambiarse de la ceremonia de los Oscar a la fiesta. En ambos eventos llevó este vestido negro con escote en uve de Atelier Versace.

Jennifer Aniston decidió no cambiarse de la ceremonia de los Oscar a la fiesta. En ambos eventos llevó este vestido negro con escote en uve de Atelier Versace.

Original y muy corto, así fue el modelo de Diane Kruger para la fiesta 'Vanity Fair' que dejo a todos con la boca abierta.

Original y muy corto, así fue el modelo de Diane Kruger para la fiesta 'Vanity Fair' que dejo a todos con la boca abierta.

Carolina Herrera fue vestida, como era de esperar, de Carolina Herrera.

Carolina Herrera fue vestida, como era de esperar, de Carolina Herrera.

Sofia Vergara, siempre sexy, se decantó por un ajustado diseño de Michael Kors que simulaba unas escamas.

Sofia Vergara, siempre sexy, se decantó por un ajustado diseño de Michael Kors que simulaba unas escamas.

Foto 18 de 30
Rhonda Rhimes, la creadora de 'Anatomía de Grey', puso la nota de color a la noche con este vestido rojo con flores en 'paillettes'.

Rhonda Rhimes, la creadora de 'Anatomía de Grey', puso la nota de color a la noche con este vestido rojo con flores en 'paillettes'. 

Emma Stone, ganadora del Oscar a Mejor Actriz, eligió para la fiesta 'Vanity Fair' un vestido lencero y una 'blazer' que dejaba a la vista el lazo azul por la lucha de los derechos civiles.

 Emma Stone, ganadora del Oscar a Mejor Actriz, eligió para la fiesta 'Vanity Fair' un vestido lencero y una 'blazer' que dejaba a la vista el lazo azul por la lucha de los derechos civiles.


Viola Davis se cambió del rojo, con el que recibió el Oscar a Mejor Actriz Secundaria, al blanco para disfrutar del 'after party' de los premios del cine.  Viola Davis se cambió del rojo, con el que recibió el Oscar a Mejor Actriz Secundaria, al blanco para disfrutar del 'after party'

 

La actriz de 'Downton Abbey' Michelle Dockery eligió este diseño con corte de sirena en blanco y con flores realizadas en 'paillettes' en el pecho.

 La actriz de 'Downton Abbey' Michelle Dockery eligió este diseño con corte de sirena en blanco y con flores realizadas en 'paillettes' en el pecho. 

 

Salma Hayek con un escotado vestido negro.

 Salma Hayek con un escotado vestido negro. 

  

La actriz Alicia Vikander con un vestido de encaje de color turquesa.

La actriz Alicia Vikander con un vestido de encaje de color turquesa.

La modelo Karlie Kloss brilló con este vestido de escote asimétrico.

 La modelo Karlie Kloss brilló con este vestido de escote asimétrico. 

 

Heidi Klum eligió un vestido negro, decorado con plumas, de corte sirena.  
Heidi Klum eligió un vestido negro, decorado con plumas, de corte sirena. 

  

‘Moonlight’, mejor película tras anunciarse por error el Oscar para ‘La La Land’

.

Un productor del filme de Chazelle se percató de que habían leído el sobre equivocado

os Ángeles

Horowitz desvela que la verdadera ganadora es 'Moonlight'. afp VÍDEO: REUTERS-
“¡La La Land!” Eso dijo Faye Dunaway ante un balbuceante Warren Beatty hasta que el productor de la cinta, Jordan Horowitz, detuvo el festejo para dar la noticia de la gala: “¡No, es para Moonlight! ¡No es una broma!”.
Así fue como se despidió la 89ª edición de los Oscar, entre la incredulidad y la sorpresa no sólo porque el musical de Damien Chazelle no cumpliera su esperada victoria sino porque los encargados de leer el último premio se equivocaron en su anuncio. “¡Pero qué has hecho!”, le dijo en tono de broma Jimmy Kimmel, el maestro de ceremonias, a un tembloroso Beatty.
 Mientras, Barry Jenkins, director de Moonlight, decía a todo el auditorio puesto en pie eso de “ni en mis sueños esto puede ser cierto”, sin que quedara claro si se refería a su victoria o al equívoco.
 Moonlight, todo un poema lírico contado en tres actos sobre la adolescencia de un joven negro y homosexual, se llevó el gran premio de la noche.
Una gran sorpresa final para una ceremonia donde todo iba sobre ruedas y con escasas sorpresas.
 Porque parafraseando a Kimmel, La La Land La ciudad de las estrellas se había puesto las botas cuando llegaron “los premios importantes” saliendo ganadora por suma de galardones, con seis. Eso sí, sin mejor película.
Sin contar el equívoco del final, de sus catorce candidaturas el musical se llevó el galardón a mejor director para Damien Chazelle, a sus 32 años el realizador más joven que ha conseguido este premio. 
La película también se hizo con el Oscar a la mejor banda sonora y el de mejor canción por City of Stars. 
Y de la llamada pedrea se hizo con el Oscar al mejor diseño de producción y el mejor fotografía.
 Y además disfrutó del momento más esperado, el de la victoria de Emma Stone como la bella del baile, la mejor actriz en esta 89ª edición de los Oscar. “Suerte y oportunidad”, es como ella describió su victoria. “Todavía tengo mucho que crecer y aprender”, añadió la actriz de 28 años que dedicó su estatuilla a todas sus compañeras de categoría.
 En el caso de mejor actor, ni las barbas pudieron ocultar las lágrimas de Casey Affleck cuando se hizo con la estatuilla a mejor actor por Manchester frente al mar.
  Un premio que parecía cantado pero que la sombra de Denzel Washington, nominado por Fences, había puesto en duda. Manchester frente al mar acabó la ceremonia con dos estatuillas, sumando a la de Affleck la de mejor guión original, un Oscar que ilusionó especialmente a Matt Damon, productor de lo que llama su “pequeña película” y que tuvo el honor de entregar a Kenneth Lonergan.

Horowitz desvela que la verdadera ganadora es 'Moonlight'. afp VÍDEO: REUTERS-QUALITY
Pero fue Moonlight la verdadera reina del baile.
 La sorpresa con la que recibió el premio a mejor película dejó a un teatro lleno de estrellas sin saber cómo actuar. 
Moonlight consiguió también el premio al mejor guión adaptado, para Jenkins, y el de mejor actor secundario para Mahershala Alí, el primer intérprete musulmán que consigue esta estatuilla. 
“Los próximos cuatro años no os dejaremos solos”, declaró Jenkins desde el escenario en una de las muchas referencias políticas de la noche a todos aquellos que la política de Donald Trump quiere discriminar.
Fueron más los Oscar repartidos según preveían las quinielas. 
Por ejemplo el Oscar como mejor actriz de reparto para Viola Davis por Fences.
  Con su victoria Davis se convierte en la primera negra que consigue los tres principales premios de interpretación en EEUU, sumando al Oscar los Tony que tiene por Fences y King Hedley y el Emmy por Cómo defender a un asesino que consiguió en 2015.
Ayudado por la polémica sobre la inmigración El viajante se hizo con el Oscar a la mejor película en lengua no inglesa.
 “Dividir el mundo entre el nosotros y el enemigo genera miedo”, leyó la ingeniera de la NASA Anousheh Ansari en nombre de Asghar Farhadi.
 El director se ausentó de la ceremonia “en respeto” a todos esos de su país y otros afectados por “las legislaciones inhumanas” que el actual presidente estadounidense quiere poner en práctica.
 Y como mejor documental, O.J. Made in America consiguió una estatuilla también esperada dado el interés que siempre generó este caso en EEUU.
 Los estudios Disney volvieron a ganar el Oscar a la mejor película animada con Zootrópolis. 
 Un premio “de una comunidad de emigrantes” como es la animación que Gael García Bernal aprovechó para protestar “como mexicano, latinoamericano, emigrante, como ser humano, contra cualquier muro formal que nos divida”
   
Emma Stone recoge la estatuilla por la película 'La La Land' como mejor actriz de reparto. REUTERS
Eso sí, con cada premio se fueron alejando los sueños de una gran victoria de La La Land La ciudad de las estrellas.
 Animales fantásticos y donde encontrarlos se llevó la estatuilla a mejor vestuario;
 La llegada el de mejor montaje sonoro y Hasta el último hombre por mejor mezcla de sonido y por mejor montaje.
Desde el escenario, además de premios Kimmel no le dio un respiro al actual presidente estadounidense, Donald Trump, lanzándolas con bala desde que abrió la boca en una ceremonia retrasmitida a 225 países “que ahora nos odian” y consiguiendo una “nada merecida ovación” para la “sobrevalorada” Meryl Streep a quien entre risas y aplausos llegó a preguntarle si vestía un traje de Ivanka Trump. 
Kimmel incluso tuiteó en la cuenta de Donald Trump buscando pelea.

También hubo momentos Oscar en los que Kimmel quiso competir con Ellen DeGeneres invitando a un autobús de turistas a la sala. Un momento que incluyó una pareja a la que Denzel Washington casó en cámara dado que además de actor, el intérprete puede oficiar matrimonios.
Esta también fue la gala con más ritmo gracias a un arranque de la mano y la música de Justin Timberlake que puso a la sala en pie desde un primer momento y sacó a bailar desde a Javier Bardem, Nicole Kidman o Denzel Washington. 
Fueron más los momentos que pusieron en pie a los asistentes, especialmente la presencia de Katherine Johnson, la matemática de 98 años en la que esta inspirada la película Figuras Ocultas, o la de Michael J.Fox bajando del DeLorian. 
 O cuando cayeron entre las estrellas hambrientas pequeños paracaídas con golosinas, clara muestra de que la belleza no está reñida con el apetito.
 Pero ninguno como ese final que dejó a la sala en pie y boca abierta con ese último premio.