Un Blues

Un Blues
Del material conque están hechos los sueños

19 jun. 2017

Fabricantes de famosos................................ Maite Nieto

'Realities' y concursos de talentos se han convertido en cantera de caras conocidas de la televisión gracias a la ayuda de representantes que manejan sus carreras.

El presentador Carlos Lozano y la periodista Lidia Lozano.
El presentador Carlos Lozano y la periodista Lidia Lozano. GTRESOLINE

En muchos casos la llave que abre la puerta de un programa de televisión es una habilidad profesional.
 En otros, la fama llega propulsada por un dicho muy gráfico: “Más vale caer en gracia que ser gracioso”. 
Algunos formatos televisivos expertos en acumular audiencia son adictos a los rostros que "caen en gracia" y que normalmente provienen de la cantera de los castings que proporcionan personajes para realities que terminan alimentándose unos a otros.

Agraciados y graciosos, tienen tras ellos auténticas hadas madrinas que se preocupan de saber lo que ocurre en los despachos y en los platós, llamar una y otra vez para que cuenten con los suyos y negociar las condiciones de los contratos si llega el caso.
 Son los representantes. 
 Los que tienen fama de serios en la profesión suelen permanecer en la sombra, el mundillo sabe quiénes son y de qué personajes se encargan; otros hacen tanto ruido como sus representados y algunas veces acaban convertidos ellos mismos en carne de papel cuché. 
El reciente caso de Toño Sanchís, quien llevó a Belén Esteban durante su ascenso a Princesa del pueblo, es un ejemplo claro de cómo lanzar a un personaje, subir con él como la espuma, caer al vertiginoso ritmo de un escándalo aireado en los juzgados y en las cadenas de televisión y cerrar el círculo mudado él mismo en concursante de Gran Hermano Vip.
"Nuestro trabajo no tiene más secreto que conseguir esa prueba o ese contrato que interesa a nuestros representados, protegerles en todos los sentidos y cuidar su imagen", explica Yolanda Rubio, quien cuenta entre sus clientes con personajes tan diversos como Carlos Lozano, la familia Janeiro, Poty o Emma Ozores.
 Rubio, que es periodista y durante años trabajó en la televisión como redactora, ayudante de dirección o directora de casting, conoce bien los recovecos de un mundo que vivió desde dentro.
 Y en eso mismo consiste precisamente el trabajo de agente, en manejar la información de lo que se cuece en el medio, en creer al cien por cien en la gente a la que representan y trabajar para que los demás se fíen de su criterio cuando ofrecen a uno de sus representados.
 "Hay que ser discreto, confiar ciegamente en el trabajo de tu representado y quererle para elegir los trabajos adecuados más para él”, sentencia Yolanda Rubio. 


Suso Álvarez e Ylenia Padilla durante uno de los debates de 'Gran Hermano 17'.
Suso Álvarez e Ylenia Padilla durante uno de los debates de 'Gran Hermano 17'. GTresOnline
Muy reticentes a hablar, bajo el argumento de que los protagonistas no son ellos, los agentes artísticos suelen cobrar el 10% de la tarifa si se trata de contratos de teatro y alrededor del 20% en el resto. Esto ocurre cuando el trabajo fluye, porque cuando llegan los periodos de sequía allí están también para escuchar, aconsejar, poner barreras de contención que eviten elecciones a la desesperada y para recurrir a todos sus contactos y estar cuando surja una oportunidad.
Víctor Paz es representante en Telegenia, empresa que depende de Endemol, productora de programas como Tú cara me suena, Operación Triunfo, Gran Hermano o Tú sí que vales
 "Todos los concursantes firman el mismo contrato, pero el único compromiso que tienen es que si sale trabajo se lo tenemos que negociar nosotros. No tienen ninguna obligación de hacer nada que no quieran.
 Muchos solo quieren cumplir un sueño y luego volver a su vida normal".
Los que más guía necesitan son los desconocidos que entran vírgenes a este tipo de programas y cuya popularidad se desborda mientras están aislados dentro de ellos.
 Si dan juego, el trabajo de los agentes consistirá en canalizar esa fama efímera a su salida.
 Marta López y Kiko Hernández salieron de GH2 y se mantienen como colaboradores en distintos programas de Telecinco, Suso Álvarez, de GH16, ahora participa en el debate de Supervivientes y Bea y Rodrigo, ganadora y finalista de GH17, tienen su propio canal de vídeos en Mtmad.
 Otros, entre los que recientemente se han encontrado los presentadores Carlos Lozano, Irma Soriano o Alonso Caparrós y otros conocidos como la actriz Emma Ozores o la exmodelo Yvonne Reyes, han buscado en este tipo de programa una lanzadera para impulsar de nuevo sus apagadas carreras.
 En la actualidad Internet ha diversificado las salidas.
 Muchos de estos nuevos famosos encuentran en sus seguidores un público adepto a las redes sociales y dispuesto a convertirse en parroquia fiel de sus prescripciones, tutoriales e incluso de sus propios realities on line.

 

No hay comentarios: