Un Blues

Un Blues
Del material conque están hechos los sueños

19 jun. 2017

Hipercor, el mayor crimen de ETA........................ Luis R. Aizpeolea

El atentado de la banda, con 21 muertos y 45 heridos, hizo aflorar la decadencia del terrorismo.

Una de las víctimas del atentado de Hipercor es evacuada por policias y voluntarios.

“Estaba en la carnicería del Hipercor sirviendo. 
Oí un ruido muy seco. Se abrió el suelo y del techo empezó a caer agua hirviendo. 
Mi recuerdo más vivo es el olor a carne quemada. 
El coche-bomba estalló en la planta inmediatamente inferior, a metro y medio de donde estaba. 
Subía humo del boquete y, aunque herido, pude salir”.
. Así recuerda Roberto Manrique el atentado de Hipercor de Barcelona, el mayor crimen de la historia de ETA, con 21 muertos y 45 heridos, tras la explosión de un Ford Sierra, cargado con 30 kilos de amonal y 100 litros de gasolina, cometido un viernes a las 16.30, del que este lunes se cumplen 30 años.
Manrique, superviviente con secuelas, destaca que “lo mejor es que ETA no repetirá otro Hipercor porque se acabó”.
 Representante durante años de las víctimas del terrorismo en Cataluña, recuerda cómo hasta 2007, 20 años después del atentado, no fue el Gobierno a los actos conmemorativos.
 Alfredo Pérez Rubalcaba, exministro del Interior, que representó al Gobierno en 2007 señala: “El del Hipercor fue el atentado más sangriento y cruel de ETA y nos pareció necesario, en un aniversario tan emblemático, reparar a sus víctimas”.
 Este 30 aniversario Gobierno y Generalitat así como el Ayuntamiento de Barcelona han organizado sendos homenajes.
Según Rubalcaba, ministro del Interior con el cese definitivo de ETA, el crimen de Hipercor marcó un “punto de inflexión en la lucha antiterrorista” al “remover las conciencias y acelerara la unidad antiterrorista contra ETA con los pactos de Madrid y Ajuria Enea, referencias básicas hasta su final”.
Cuando ETA atentó en el Hipercor, en 1987, tras diez años de democracia, dominaban el desconcierto y la desunión en el combate antiterrorista.
 “Las actuaciones ilegales contra ETA deslegitimaban la acción policial, Francia colaboraba por debajo de sus posibilidades con España y el nacionalismo democrático creía poco en las soluciones policiales y apostaba por la negociación política”, recordaba el exvicelehendakari Ramón Jáuregui, en el 25 aniversario.
El atentado de Hipercor alteró esta situación con los pactos de Madrid y Ajuria Enea, suscritos pocos meses después. 
“El atentado indiscriminado de Hipercor evidenció el totalitarismo de ETA ante la opinión pública vasca.
 El nacionalismo democrático empezó a calificarla de terrorista y participó, por vez primera, en un frente democrático con los no nacionalistas.
 Empezó el aislamiento de ETA y Batasuna”, señala José Luis Zubizarreta, asesor del lehendakari Ardanza (PNV), que concitó el Pacto de Ajuria Enea.

Por vez primera, nacionalistas y no nacionalistas respaldaron la acción policial contra ETA y rechazaron que el final del terrorismo pasara por cesiones políticas a la banda.
 El pacto solo contemplaba un posible diálogo con ETA para el desarme y sus presos. 
Puso las bases del final de ETA, recalca Rubalcaba.
El carácter unitario del Pacto de Ajuria Enea estimuló la movilización contra ETA. 
“Su unidad hizo que en su primera convocatoria, en 1989, pidiendo el cese de la violencia, lograra la mayor concentración, hasta entonces, contra ETA.
 La de 1997, por el secuestro de Miguel Ángel Blanco fue superior. Le quitó a Batasuna la calle y agravó su aislamiento social”, recuerda Zubizarreta.
El respaldo social a las Fuerzas de Seguridad aumentó su eficacia. También influyó en que Francia permitiera la presencia policial española en su suelo lo que intensificó su eficacia.
 Cuatro años después era detenida la cúpula etarra en Bidart (Francia).

El respaldo social a las Fuerzas de Seguridad aumentó su eficacia. También influyó en que Francia permitiera la presencia policial española en su suelo lo que intensificó su eficacia.
 Cuatro años después era detenida la cúpula etarra en Bidart (Francia).
El atentado de Hipercor generó la primera gran crisis en la izquierda abertzale.
 El abogado Txema Montero, recién elegido eurodiputado por HB, condenó el atentado y fue expulsado. 
Txomin Ziluaga, líder del principal partido de la izquierda abertzale, exigió a ETA que “se tomara unas vacaciones”. 
Al poco fue expulsado con un centenar de militantes.
 ETA admitió que el Pacto de Ajuria Enea “estaba logrando atacarles con una violencia y unidad nunca vistas y obteniendo un reconocimiento social”.
ETA tardaría aún 25 años en declarar su cese definitivo. 
Pero la conmoción del atentado de Hipercor puso los cimientos de su final y marcó su decadencia. 
Los datos son elocuentes: De 1978 a 1987, el año de Hipercor, ETA asesinó a 497 personas; de 1988 a 1997, 196, un 60% menos.
Los etarras participantes fueron detenidos a los tres meses. 
Su principal responsable, Santiago Arróspide, sigue en prisión. Rafael Caride, arrepentido, saldrá próximamente, tras casi 30 años. Josefa Ernaga salió hace dos, tras cumplir 27 años de cárcel, y Domingo Troitiño, tras cumplir 26.

 

No hay comentarios: